28 Jul 2010 - 10:36 p. m.

Chocó de lujo

Nuevo libro de gran formato.

Redacción Vivir

Un libro por año. Todos dedicados a mostrar la riqueza natural de Colombia. Esa fue la meta de las directivas del Banco de Occidente hace 26 años y que han cumplido sin falta.

El Chocó biogeográfico de Colombia es el último título de la colección editorial que en 1984 comenzó con la Sierra Nevada de Santa Marta, pasó al Pacífico colombiano, recorrió la Amazonia y ha hecho visibles los manglares, volcanes, la selva húmeda y los caminos de agua que recorren el país.

Dedicar un libro al Chocó era una tarea pendiente. Efraín Otero Álvarez, presidente del Banco de Occidente, recuerda que esta estrecha franja del territorio americano, que apenas alcanza los 175.000 kilómetros cuadrados, el  2% de la superficie terrestre, alberga cerca del 10% de la biodiversidad del planeta. Un verdadero tesoro al que le hemos dado la espalda por décadas enteras.

La tarea de reflejar toda esa riqueza biológica en un libro de gran formato y 208 páginas a todo color corrió por cuenta de los biólogos Juan Manuel Díaz Merlano y Fernando Gast Harders, y los fotógrafos Angélica Montes Arango y Fredy Gómez Suescún.

Para los autores, más que una empresa editorial, la realización del libro constituyó una experiencia vital: “Al internarse en las selvas del Chocó biogeográfico, lo primero que se apodera del viajero es el asombro frente a una naturaleza cuya exuberancia es imposible imaginar y menos aún describir: epífitas, musgos y bejucos se entrelazan de tal forma que no dejan un solo espacio libre”.

Pasar las páginas del libro es una muestra de las poderosas imágenes que encontraría cualquier viajero que se interne en  la selva más lluviosa del planeta: niños waunana navegando bajo la  lluvia por el río San Juan, bosques nublados y bosques de mangle piñuelo, el lagarto azul, que se encuentra en peligro de extinción, así como una asombrosa variedad de flores.

El mensaje escondido en el libro coincide con lo dicho por una indígena tule: “Podemos vivir, podemos seguir sosteniendo el equilibrio del mundo si rehacemos nuestros planes de vida, si tocamos con las manos a nuestros abuelos estrellas, si preparamos el corazón”.

Temas relacionados

LibrosChocó
Comparte: