13 Dec 2010 - 9:53 p. m.

Comienza expedición Malaspina

El domingo zarpó el buque Hespérides con un grupo de científicos que buscan descubrir la mayor cantidad de especies oceánicas posible.

Gabriela Supelano

Hace 220 años, la Atrevida y la Descubierta, dos buques españoles dirigidos por Alejandro Malaspina, navegaban por algún lugar de la costa Pacífica de Latinoamérica. Habían salido de Cadiz en España en julio de 1789 y para diciembre del siguiente año ya habían bordeado casi todo el sur del continente. Su propósito, darle la vuelta al mundo en una expedición política y científica. Por estos días, el Hespérides, otro buque español, ha zarpado con uno de los proyectos científicos más ambiciosos de los últimos años: descubrir millones de especies marinas que hasta ahora son un misterio.

Quien dirige a este grupo de más de 250 especialistas es el científico Carlos Duarte, integrante del Centro Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC). Duarte afirmó que este gran esfuerzo tiene dos propósitos principales, “evaluar el impacto del cambio global sobre el océano y explorar ese ecosistema tan desconocido: el océano profundo”. Para esto decidieron unir fuerzas entre cientos de científicos que trabajaban dispersos “generando también una nueva cultura de cooperación”.

Hasta el momento sólo se conocen cerca de 200 mil especies de organismos marinos en el mundo, pero los científicos calculan que son alrededor de dos millones. Duarte explicó que se están descubriendo dos mil especies al año, lo cual quiere decir que para tener un catálogo completo de organismos oceánicos, la humanidad tardaría entre 300 y 1.000 años más.

Afortunadamente “hay un atajo”, afirmó Duarte. Por medio de lo que los expertos llaman aproximaciones de genómica masiva y otras tecnologías incorporadas en el Hespérides, los científicos podrán describir a la vez miles de millones de microorganismos contenidos en decenas de litros de agua del océano profundo.

El secreto de la expedición Malaspina está en un mecanismo que ellos bautizaron “la roseta”, un cilindro con 24 botellas que tiene la capacidad de contener 12 litros de agua en total. “La roseta” será sumergida en 70 lugares estratégicos a lo largo del recorrido del Hespérides, lugares que no han sido explorados hasta el momento por los seres humanos. Según Duarte, sólo se conoce entre el 5 y el 10% de lo que hay en la superficie del océano abierto y las muestras obtenidas a partir de los mil metros de profundidad “se pueden contar con los dedos de la mano”.

Actualmente el viaje de 42 mil millas náuticas está en su etapa inicial. Su primera parada fue el día de ayer en la ciudad de Cadiz, desde donde se preparan para salir el miércoles, cruzar el Atlántico y llegar al continente americano.

Comparte: