20 Aug 2008 - 9:57 p. m.

Cómo habitar una ciudad contaminada

Eduardo Behrentz, director del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental de la U. de los Andes, explica cómo llevar una mejor calidad de vida en grandes metrópolis.

Mariana Suárez Rueda

Todos los años, Mercer, una reconocida consultora en recursos humanos, presenta un gran informe sobre los niveles de calidad de vida de 215 ciudades del mundo. Los resultados que se dieron a conocer en 2008 son poco satisfactorios para Colombia, pues su capital ocupa el puesto 207 y registra los índices de seguridad ciudadana más bajos de América.

Eduardo Behrentz, director del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental de la Universidad de los Andes, se ha dedicado a estudiar las problemáticas ambientales de Bogotá convencido de que la solución al ruido, la contaminación y la polución del aire entre otras, debe ir de la mano de un mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos.

Este 22 de agosto Behrentz integrará el selecto grupo de conferencistas nacionales y extranjeros que participan en el simposio ‘Vivir más y mejor’, organizado por la División de Educación de la Fundación Santa Fe de Bogotá. El Espectador se reunió con este ingeniero ambiental para hablar sobre las herramientas que permitirían que los habitantes de una metrópolis como Bogotá vivan de una manera más saludable y tranquila.

¿Cómo se podría mejorar la calidad de vida de una ciudad como Bogotá?

Hay esperanzas de que las condiciones de vida mejoren. Tenemos referentes de ciudades que han logrado aumentar el número de carros, crear industrias y a su vez disfrutar de un aire limpio. Es el caso de Los Angeles en Estados Unidos, una urbe que en los años 70 era reconocida como la más contaminada del mundo y que hoy en día es una de las más habitadas, desarrolladas y limpias.

¿Cuál debe ser el papel de los ciudadanos?

Lo importante es que estén convencidos de que es necesario resolver el problema de la contaminación auditiva y visual, de las basuras y de la calidad del aire. Sin embargo, de un tiempo para acá percibo a la gente más irrespetuosa con las normas, no les importa botar basura en la calle o desperdiciar agua.

La construcción de viviendas a las afueras de la ciudad está de moda. ¿Qué está sucediendo?

Esta nueva tendencia es muy desafortunada, ya que el desarrollo, los empleos y el dinero de los impuestos que generan estos bogotanos que se mudaron a los suburbios no le están llegando a la ciudad. Sin duda estas personas se marcharon buscando tranquilidad, zonas verdes y una mejor calidad del aire.

¿Cuáles son los factores que más afectan la calidad de vida en Bogotá?

Hay elementos clarísimos como la inseguridad y la movilidad.

¿Qué tan efectivas han sido iniciativas como el Día sin Carro o el pico y placa?

Hemos realizado mediciones durante el Día sin Carro y comparado con las que se registran un día normal y encontramos que la contaminación no mejora e incluso los niveles por material particulado suben. La razón, es que las emisiones de partículas provienen de la flota de diesel, es decir, de los buses y motos, y no de los carros particulares. En cambio el pico y placa ambiental contribuye con la calidad del aire.

¿Qué consejos pueden seguir los ciudadanos para llevar una vida más activa, saludable y tranquila?

Colombia está en un proceso de urbanización masivo, cada vez está llegando más gente a las ciudades y tenemos que tener comportamientos que mejoren la calidad de vida en estos ambientes. Creo que lo fundamental es desarrollar el sentido comunitario, pensar en el bienestar nuestro y de los demás. Además es indispensable reducir los niveles de ruido y contrarrestar la contaminación visual, porque estamos peor que antes y esto perjudica la salubridad de las personas.

 

Comparte: