14 Jan 2014 - 2:12 p. m.

Diarios de soldados de la I Guerra Mundial exponen la crudeza del conflicto

El Archivo Nacional del Reino Unido conserva cerca de dos mil de estos documentos.

Guillermo Ximenis - EFE

 Cien años después del comienzo de la I Guerra Mundial (1914-1918), un conflicto en el que murieron cerca de nueve millones de combatientes, el Archivo Nacional británico ha sacado a la luz cerca de 2.000 diarios digitalizados que reflejan los anhelos y temores de los soldados que lucharon en el frente.

"Por todas partes los mismos signos severos y despiadados de la batalla y la guerra", relata en su dietario personal el capitán James Paterson desde una trinchera, rodeado de cuerpos, cascos vacíos y ropa manchada de sangre.

"Hay pobres chicos muertos tendidos en todas direcciones. Algunos son de los nuestros", escribe el militar británico en una de las 1,5 millones de páginas de diarios que conserva el Archivo Nacional del Reino Unido, un país en el que la I Guerra Mundial es aún hoy motivo de controversias entre historiadores y políticos.

Coincidiendo con el inicio del centenario del conflicto, para el que se preparan una gran cantidad de actos y conmemoraciones, el archivo británico presentó hoy la digitalización de una quinta parte de los diarios que conserva.

Se trata de 1.944 documentos que detallan los avances de tres divisiones de caballería y siete de infantería que formaron parte de los primeros regimientos destinados a Francia y Flandes.

Los documentos revelan la ansiedad y el terror que invadía a los soldados poco antes de batallas clave en uno de los conflictos más sangrientos de la historia, como las de Marne y Aisne, en el otoño de 1914.

Además, los diarios dan cuenta de algunos aspectos de la vida cotidiana de los soldados durante la contienda, como las cenas de despedida que organizaron algunos batallones una vez se anunció el fin de la guerra, o bien las competiciones deportivas de rugby y del juego de la soga con las que ocupaban su tiempo libre en el frente.

Si bien los millones de páginas de esos diarios estaban disponibles para su consulta desde la década de los 60, el Archivo Nacional cree que su publicación a través de la red facilitará que historiadores y entusiastas de todo el mundo "hagan nuevos descubrimientos y aporten perspectivas novedosas sobre este importante periodo de la historia", según relató uno de sus expertos, William Spencer.

Un siglo después del inicio de una guerra en la que el Reino Unido luchó en el bando de los Aliados, el conflicto todavía tiene la capacidad de crear en las islas británicas polémicas como la que encendió a principios de mes el ministro de Educación, el conservador Michael Grove, al acusar a los "historiadores de izquierda" de minimizar la contienda.

En un artículo en el sensacionalista "Daily Mail", el ministro criticó al profesor en la Universidad de Cambridge y columnista del diario "The Guardian" Richard Evans, que en su opinión había atacado la "idea de honrar el sacrificio" de los soldados en la I Guerra Mundial.

Grove lamentó que el historiador piense que los soldados se "equivocaban" cuando en 1914 se alistaron para luchar "por la civilización, por un mundo mejor y por la paz", y subrayó que el conflicto fue, por encima de todo, una "guerra justa".

Evans avivó la polémica pocos días después al escribir que nunca quiso "ensuciar la memoria de los soldados británicos" y animó a Grove a "asistir a algunas lecciones de historia impartidas por los profesionales que tanto desprecia para que aprenda a leer y citar correctamente a las fuentes".

El inicio del centenario del conflicto ha traído además una polémica acerca de una de las monedas conmemorativas que ha acuñado el Reino Unido, en la que aparece un busto del exministro de Guerra británico Horacio Kitchener.

Más de 30.000 personas han firmado una iniciativa para que se retire la moneda en la que aparece el ministro con el índice apuntando al público, por considerarla ofensiva para los millones de personas que murieron en las trincheras.

Comparte: