3 Jul 2014 - 9:34 p. m.

Economía y finanzas, al tablero

El ministerio de Educación, en asociación con Asobancaria, desarrolló las ‘Orientaciones Pedagógicas para la Educación Económica y Financiera’.

Maria Alejandra Medina Cartagena

Seguramente muchas de las personas que no saben cómo ahorrar o invertir, o incluso aquellas que incurren en la evasión de impuestos y que en general ignoran la importancia de los recursos públicos, jamás han escuchado hablar de la Educación Económica y Financiera (EEF).

Las cifras son dicientes de ese enorme desconocimiento, pues según la Primera Encuesta de Capacidades Financieras para Colombia, que hizo el Banco Mundial en conjunto con el Banco de la República en 2013, el 69% de los colombianos nunca recibió orientación de cómo manejar el dinero.

El ministerio de Educación y Asobancaria, con el apoyo del Banco de la República, decidieron desplegar desde el segundo semestre de 2014 el Programa de Educación Económica y Financiera (EEF), para que los niños y jóvenes colombianos estén familiarizados con conceptos como el ahorro y la inversión tanto como lo están con leer el reloj o amarrarse los zapatos.

Esta alianza público-privada dio como resultado un plan transversal de educación para que sea aplicado en todas las instituciones del país de básica primaria y bachillerato.

El lanzamiento del Programa y del documento que se produjo luego de dos años de trabajo, titulado ‘Orientaciones Pedagógicas para la Educación Económica y Financiera’, se hizo este 3 de julio. La ministra de Educación, María Fernanda Campo, hizo énfasis en que la estrategia es una directriz para que la EEF permee todas las asignaturas, desde matemáticas hasta ciencias sociales, pero que no es una cátedra que ordene el ministerio.

La inversión inicial en la estructuración del programa y el documento que servirá como guía a docentes y directivos docentes ha sido de $6.000 millones, que han sido dados por el ministerio de Educación y la banca.

El objetivo es preparar a niños y jóvenes para la vida laboral y que la inteligencia financiera pueda trascender al escenario familiar y social. “¿Qué mejor manera de llegar a los hogares y a los padres que a través de los hijos?”, dijo María Fernanda Campo. Además, el ministerio de Educación y Asobancaria creen que la estrategia ayudará a avanzar en materia de equidad de género, el respeto por lo público y la igualdad de oportunidades y competencias.

El programa se empezó a gestar después de las recomendaciones que en 2005 hizo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para la concienciación y educación financieras. Cabe recordar que en este momento Colombia es candidata para hacer parte de la OCDE, pero sus persistentes condiciones de pobreza y desigualdad son factores que han retrasado la integración.

Para medir cómo están los estudiantes en EEF, a las Pruebas Saber de noveno grado de octubre de este año se les agregará un módulo que la evalúe. De otro lado, en los próximos días se sabrá los resultados del examen de EEF que se hizo en las pruebas Pisa, llevadas a cabo en mayo de 2012. Cabe recordar el deficiente rendimiento del país y su nivel educativo en esa evaluación. Solo 18 países se atrevieron a tomar la prueba específica, entre esos, Colombia.

“Por supuesto sabemos que los resultados del examen de competencias económicas y financieras no serán buenos, ni en los resultados de las pruebas Pisa ni en las Saber de octubre, pues los colombianos nunca han recibido ese tipo de educación”, dijo la ministra de Educación.

“Tengo muchas dudas sobre mi futuro financiero para cuando sea viejito”, le dijo Santiago García, estudiante de octavo grado de bachillerato del Instituto Nacional de Promoción Social de Villeta, a la ministra de Educación durante el evento de presentación.

Ahora que se tiene el documento orientador concretado, la segunda fase del proyecto consiste en un piloto que se llevará a cabo desde el segundo semestre de este año en cinco regiones del país (Caribe, Centro, Occidente, Oriente y Pacífico Sur), en 120 instituciones que, luego de una convocatoria del ministerio de Educación, se postularon voluntariamente a participar en esta primera prueba.

Por el momento, se tiene proyectado que el programa cubra toda la básica primaria oficial en 2015, para lo que son necesarios $30.000 millones más. La implementación en el bachillerato público se espera para 2016, con una inversión de otros $20.000 millones. Para cumplir con esto, el ministerio asegura tener destinado un presupuesto base, pero se necesita apoyo para la financiación de la estrategia. Instituciones como la Dian han manifestado su interés en contribuir, pues consideran vital enseñar a los colombianos la importancia de los impuestos y los recursos públicos.

Se formará a 40 docentes de instituciones públicas. La ministra recordó que la capacitación de profesores en colegios privados no es competencia directa del ministerio, pero que sin embargo la directriz del plan va también dirigida a esos establecimientos, razón por la cual el material orientador también se les hará llegar. Las instituciones, tanto públicas como privadas, tienen total autonomía a la hora de implementar la estrategia.

María Mercedes Cuéllar, presidenta de Asobancaria, resaltó que el programa le apunta a la formación de capital humano. “Este es el mayor proyecto que el sector bancario ha desarrollado en responsabilidad social”, dijo Cuéllar. “¿De qué sirve tener mecanismos de defensa para los usuarios, con qué objeto se da información, si esta no se sabe leer?”.

“Crisis financieras como las del 2008 son consecuencia de las malas decisiones”, afirmó José Darío Uribe, gerente del Banco de la República, al referirse a la importancia de educar en buenas prácticas económicas y financieras. “No queremos que se aprendan los conceptos de inflación o tasa de interés de memoria, sino cambiar las actitudes, algo que tiene impacto en el mundo entero”.

Para el monitoreo de la implementación del plan, el ministerio aseguró que hará seguimiento y evaluación constante a las instituciones, tarea a la cual el Banco de la República se comprometió acompañar. El gerente general del Emisor aseguró que los resultados del programa en la sociedad no serán inmediatos. “Hay que tener paciencia”.

Comparte: