Publicidad
29 Oct 2021 - 11:00 a. m.

El ahorro, un instrumento que genera progreso

Contenido desarrollado en alianza con el Banco Caja Social.

Comprar casa, pagar la universidad de los hijos, hacer ese viaje soñado o tener recursos para una eventualidad son algunas de las funciones del ahorro.
María Alejandra Moreno

María Alejandra Moreno

Periodista Especiales Editoriales
El Banco ha hecho un ejercicio de diseño de productos y servicios  con base en las necesidades de sus clientes.
El Banco ha hecho un ejercicio de diseño de productos y servicios con base en las necesidades de sus clientes.
Foto: StockImageFactory.com

Desde hace varias décadas en el mundo se habla de la importancia del ahorro y la necesidad de crear ese hábito en las sociedades.

Según la definición de la Real Academia Española (RAE): “Es reservar una parte de los ingresos ordinarios, guardar dinero como previsión para necesidades futuras, evitar un gasto o consumo mayor”, por mencionar algunos.

Este tema puede ser complicado o lejano. Sin embargo, es clave para generar desarrollo, cumplir sueños y mejorar la calidad de vida; sí, todo esto con el ahorro como una forma de vida.

De ahí el objetivo del Banco Caja Social de acompañar a los colombianos para generar ese hábito. Para ello, participaron en el conversatorio “Ahorrar para lograr el desarrollo y el progreso” en el que Juan Francisco Sánchez Pérez, vicepresidente de Mercadeo del Banco Caja Social, habló de cómo el Banco Amigo promueve el ahorro, su importancia y algunos tips para hacer del ahorro una forma de vida.

¿Por qué es importante hablar de ahorro?

Hay que ver el ahorro como una cultura que lleva a lograr estabilidad, solidez, autonomía y permite alcanzar sueños o disponer de ellos en casos de emergencia. Es verlo como la palanca más efectiva para el bienestar financiero y la prosperidad y debe convertirse en una meta en sí misma; es una disciplina, una cultura y un hábito saludable.

¿Desde hace cuánto el Banco Caja Social promueve el ahorro en las personas?

En la Bogotá de 1911, el padre José María Campoamor S. J., fundó la Caja de Ahorros del Círculo de Obreros de Villa Javier, como un mecanismo idóneo para promover el ahorro como un vehículo muy importante para el progreso de las familias obreras. Tras 110 años, el hoy Banco Caja Social conserva su propósito original, ofreciendo diferentes mecanismos que promueven el ahorro para acompañar a los hogares colombianos a progresar.

Existe el imaginario de que pueden ahorrar solo aquellas personas que tienen mayores ingresos. ¿Cómo es el tema?

Precisamente, uno de los principales objetivos del Banco Caja Social es dar a conocer a las personas y empresas en general que los segmentos de menores ingresos de la población colombiana, a pesar de tener ingresos limitados, sí pueden ahorrar. Y que ese ahorro adquiere una relevancia vital dentro de su contexto, ya que al destinar pequeños montos pueden establecer una reserva, una especie de colchón o salida de emergencia que estará disponible ante cualquier adversidad que pueda enfrentar el hogar.

En el Banco tienen una vocación especial en los segmentos de menores ingresos de la población colombiana. ¿Cómo funciona?

El Banco Caja Social, como empresa de Fundación Grupo Social, se ha orientado, durante 110 años, a la provisión de servicios financieros para los segmentos de menores ingresos de la población colombiana; es decir, hacia el mercado masivo con énfasis en la atención de sectores populares, microempresarios y pequeñas y medianas empresas; así como al sector inmobiliario y distintos segmentos del mercado de personas, contribuyendo al desarrollo del país y al progreso económico y social de estas personas y sus familias.

Ustedes tienen, este mes de octubre, un concepto interesante que es “Ahorrando peso a peso”. ¿De qué se trata?

Uno de los focos principales de la actividad del Banco ha sido el fomento del ahorro. Desde sus orígenes, les enseñaban a los obreros de la época que con pequeñas cantidades entre 5 y 10 centavos podían ahorrar. Por eso, en este mes en el que se celebra el Día Mundial del Ahorro, el Banco Caja Social quiere reforzar ese mensaje y recordarles a las personas que ahorrando peso a peso se pueden cumplir sueños y estar preparados para afrontar imprevistos. Lo importante no es cuánto gane, sino cuánto ahorra. A pesar de tener ingresos limitados sí es posible ahorrar.

¿Cuáles son esos “tips” para empezar a ahorrar?

• Defina metas de ahorro y prográmese para cumplirlas.

• Quien realiza ejercicios de planificación financiera debe revisar al detalle la dinámica de ingresos y gastos, para que pueda planificar sus finanzas.

• Establezca sus gastos y ahorre antes de gastar.

• Haga uso de los productos y servicios que le ayuden a ahorrar. Busque asesoría en el Banco Amigo.

• El mayor reto del ahorro está en ser constante y disciplinado.

¿Cuáles son los obstáculos para empezar a ahorrar?

Hay varias razones que explicarían por qué unas personas ahorran y otras no. A continuación algunas de ellas:

1. Autocontrol: tomar una decisión es el comienzo, pero requiere disciplina y constancia para ejecutarla de manera consistente en el tiempo.

2. Atención: el ser humano tiende a dejar para mañana lo que puede hacer hoy. Por ello, mantener la atención constante en lo que se quiere mañana es importante para desarrollar el hábito del ahorro.

3. Entendimiento: el dinero tiene un valor en el tiempo: dejarlo debajo del colchón le hace perder valor, pues los precios suben (inflación). Por ello, elegir instrumentos idóneos para ahorrar, que preserven el valor del dinero en el tiempo, es fundamental para que el ahorro crezca.

4. Exceso de optimismo: pensar que siempre habrá un mejor mañana y suponer que no se presentarán dificultades en el futuro, de ordinario, conduce a niveles de ahorro por debajo de lo óptimo.

Síguenos en Google Noticias