28 Feb 2009 - 10:00 p. m.

El amuleto de los famosos

Cantantes, políticos y modelos recurren a la mística judía para tener éxito y paz interior.

Mariana Suárez Rueda

Durante más de 4.000 años sólo unos cuantos hombres judíos mayores de 40 tuvieron el privilegio de conocer los secretos de una filosofía muy antigua, llamada cábala, mediante la cual se decía que era posible alcanzar la tranquilidad y la paz espiritual, además de llevar una vida exitosa. En los años 60 Karen Berg conmocionó al mundo cuando anunció que su esposo, el rabino Phillip Berg, le había enseñado todo acerca de la cábala y que ella decidió que era el momento de revelar su esencia a todas las personas que quisieran cambiar el rumbo de sus vidas. Y así fue.

Las críticas de los sectores más radicales del judaísmo no se hicieron esperar, pues a pesar de que el esposo de Berg y uno de sus cuatro hijos son rabinos, ella dijo que no creía en la religión y que consideraba la cábala una puerta para quien quisiera estudiar y descubrir su espiritualidad. Sin embargo, los rumores y los mitos sobre los efectos extraordinarios que se pueden lograr a través de la cábala comenzaron a rondar las mansiones de Hollywood y reconocidas personalidades quisieron aprender en qué consistía este saber milenario y cómo aplicarlo a su vida diaria.

Al comienzo lo hicieron con mucho sigilo, pero como no existe prácticamente ningún secreto de su intimidad, del que no sepan los medios del corazón o los paparazzis, poco a poco se conocieron los nombres de los seguidores de la cábala. La mayoría fueron descubiertos por usar en la muñeca una pulsera de hilo rojo, supuestamente contra el mal de ojo, que tradicionalmente se ponen quienes practican esta filosofía.

La primera en salir a la luz pública fue Madonna, quien no ocultó su interés por la mística judía. Desde hace más de cinco años la reina del pop asiste todos los años a los cursos de cábala en Israel, e incluso se llegó a decir que fue ella quien introdujo a Britney Spears en esta filosofía y que cuando se dieron un beso, que causó revuelo durante unos Premios MTV que se transmitieron en directo por televisión, fue para intercambiar la energía que Madonna había logrado obtener desde que estudia la cábala.

Luego se supo que Steven Spielberg, Demi Moore, David y Victoria Beckham y Elizabeth Taylor también se vincularon a los centros de cábala en Estados Unidos. Y al igual que sucedió con el boom de la cienciología que encabezó el actor Tom Cruise, la cábala se convirtió en un popular fenómeno que cautivó decenas de estrellas de la alfombra roja, quienes no dudaron en realizar millonarias donaciones para apoyar a Karen Berg en la difusión de esta práctica y en su deseo por abrir más centros de enseñanza en todo el mundo. Se conoció, por ejemplo, que los generosos cheques que entregó Madonna permitieron inaugurar uno de estos centros en Londres.

Un reciente informe publicado en la revista Jesús, que se distribuye en Estados Unidos y Latinoamérica, dio cuenta de los cuantiosos aportes que se han hecho a los centros de cábala, que tan sólo entre el 2000 y 2003 recibieron cerca de 60 millones de dólares. A esto se suma el dinero que se recoge por cuenta de la venta de libros, cedés, accesorios, velas, postales, calendarios y la pulsera de hilo rojo, que en Estados Unidos se consigue por US$26.


En tan sólo unos años Karen Berg se convirtió en la guía espiritual de algunas de las estrellas más cotizadas de Hollywood, y el reconocimiento que adquirió la llevó a realizar giras alrededor del mundo en las que daba a conocer las herramientas para practicar la cábala. Hombres y mujeres de diferentes edades y nacionalidades dicen haber encontrado en esta especie de guía espiritual las respuestas a sus dudas existenciales y una fórmula para cambiar el curso del universo y cumplir sus propósitos.

Los cabalistas colombianos

Colombia no se quedó atrás de esta tendencia que cada vez logra una mayor popularidad en el planeta. En 2000 Batsheva Zimerman –una discípula de Berg, que había estado en Nueva York, Los Ángeles, Israel, México, Chile y Argentina enseñando este saber milenario–, fue enviada a nuestro país para abrir los primeros centros de cábala.

No fue una tarea fácil, las críticas de quienes se oponen a que se siga difundiendo continuaron y los sectores más radicales del judaísmo, al igual que en los años 60, intentaron detener su proceso de expansión. Sin embargo, la curiosidad de quienes se enteraban de que la cábala había llegado al país y de que se trataba de una alternativa de crecimiento espiritual que habían escogido estrellas como Madonna o los Beckham, hizo que cada vez más personas se interesaran en estudiarla.

Con el tiempo la acogida que tuvo fue tan grande que Berg decidió venir a Bogotá para dictar una serie de conferencias y entrevistarse personalmente con algunos de sus más fervientes seguidores y admiradores. Además de promocionar su más reciente libro, Dios usa lápiz labial.

Berg aterrizó el pasado martes en el aeropuerto El Dorado, el miércoles dio una conferencia en el Gimnasio Moderno y este domingo dirigió una charla sobre el poder de la cábala en el hotel Dan Carlton. María Isabel Nieto, ex viceministra del Interior y de Justicia, es una de sus alumnas más juiciosas. De hecho colaboró con la organización del evento en el Gimnasio Moderno (recibía a los asistentes y estaba pendiente de la logística y  la decoración) y tuvo el privilegio de conversar en privado con Berg.

Nieto conoció la cábala hace cuatro años y junto con su esposo dicen haber descubierto en ella la forma perfecta para vivir su espiritualidad. Una opinión que comparte la modelo Claudia Perlwitz, quien tan sólo lleva estudiando hace un año, pero los efectos que ha tenido esta práctica en su vida han sido tan positivos, que decidió viajar de Medellín a Bogotá sólo para oír a Berg y conocer de primera mano sus planteamientos.

La lista de personalidades colombianas que estudian y practican la cábala cada vez es más larga. Algunas, como la presentadora Sandra Pérez o la modelo Diana Mondragón, conocieron este saber cuando vivían en otros países, y otras como Nidia Quintero, la primera esposa del ex presidente Julio César Turbay, o la actriz Marcela Carvajal hasta ahora se están adentrando y matando la curiosidad que sienten por este místico mundo que promete ayudarles a lograr la paz interior, superar los problemas y garantizar el éxito.

Batsheva Zimerman, directora del Centro Cábala en Colombia, explica que aunque personas de todas las edades y condiciones socioeconómicas practican la cábala, los famosos son quienes se sienten más identificados, pues su constante exposición a la luz pública y el acelerado ritmo de vida que llevan los enfrentan a muchos retos y desafíos, además de generarles profundos cuestionamientos sobre su existencia y el papel que deben cumplir en la Tierra.


Y agrega que “esta es una situación que muchos logran superar, después de haber probado todo tipo de ejercicios y actividades que generalmente provienen de la cultura oriental, gracias a la cábala. Así como  nosotros, ellos encontraron las respuestas y la tranquilidad que buscaban”.

Lo cierto es que al igual que sucede con la cienciología, que permanentemente aparece en las páginas de la prensa mundial cada vez que sucede algo inesperado con alguno de sus famosos seguidores, la cábala se ha convertido en un fenómeno que promete dar de qué hablar por largo rato. Y los mitos que la han rodeado desde que comenzó a difundirse públicamente no cesarán pronto, pues hay quienes le atribuyen su éxito laboral y su bienestar económico, otros la fórmula para no sufrir en el amor y no faltan los que  aseguran que se trata de la llave de la felicidad.

Qué es la cábala

Se trata de una sabiduría milenaria; el primer centro donde se enseña se fundó en 1922, que explica cómo funciona el universo tanto a nivel físico como espiritual y permite comprender que las leyes bajo las cuales opera el mundo tienen una fuerte influencia en la vida diaria, así la persona sea consciente o no de su existencia.

La práctica de la cábala promete alejar el caos y el estrés para crear un entorno de felicidad. Para ello es necesario estudiar el libro en el que se basa esta filosofía, ‘El Zóhar’, escrito hace dos mil años y en cuyas páginas estarían los secretos para conseguir una vida verdaderamente placentera y lograr cumplir todas las metas que nos propongamos.

En los 30 países del mundo en donde se han abierto centros de cábala, todas las semanas se dictan cursos para enseñar cómo aplicar esta filosofía en la vida diaria, las personas también aprenden a meditar y a conectarse con su espiritualidad.

De acuerdo con la cábala, la realidad que vive la mayoría de las personas es muy limitada, su entorno está gobernado por el miedo, la ansiedad, las dudas  y el deseo por adquirir cosas que cuando se tienen ni siquiera consiguen llenar la sensación permanente de vacío interior. Sentimientos que los maestros de la cábala prometen combatir hasta desaparecer.

Comparte: