6 Mar 2009 - 4:21 a. m.

"El candidato del uribismo va a ser Álvaro Uribe": Jaime Araújo

De frente con el magistrado más polémico de la pasada Corte Constitucional.

Redacción Judicial

Durante ocho años, el magistrado de la Corte Constitucional Jaime Araújo Rentería dio de qué hablar. Casó peleas con sus propios colegas, le cantó la tabla a más de un funcionario del Estado y defendió tesis contrarias que quedaron consignadas en explosivos salvamentos de voto. Ahora vuelve al litigio y a la cátedra, pero al momento de dejar su magistratura, así se despachó en entrevista con El Espectador. ¿Plataforma de una eventual campaña presidencial?

¿Qué no se ha dicho del debate sobre la reelección presidencial?

El pasaje más oscuro es el cambio, de seis votos que había en contra y tres a favor, a lo contrario: seis a favor y tres en contra. Cuando empezamos a discutir había siete proyectos, y en seis había cosas malas, sólo uno decía que todo estaba bien. Al final, cuando tuvieron las mayorías, desaparecieron las objeciones. Uno de los colegas escribió 500 páginas diciendo que había que devolver el acto legislativo y después encontró 500 razones distintas para que fuera ajustado a la Carta. Al final del debate dijo: “me convencieron”.

¿Y qué recuerda como irregular en el trámite de la ley?

Entre congresistas había cerca de 70 y pico que tenían familiares vinculados al Gobierno, comenzando por mi familia. Los hechos que se pueden comprobar, porque un nombramiento necesita un decreto. Después se descubrió lo de Yidis y lo de Teodolindo.

Pero la Corte Suprema condenó a Yidis Medina y le pidió a la Corte Constitucional que revisara ese acto legislativo.

La nulidad es la sanción del derecho contra algo que se hizo sin respetar las normas jurídicas y la mayor violación de éstas es un delito. Por eso los ciudadanos pedían que la Corte Constitucional declarara que la reelección no estaba ajustada a la Constitución. La otra vía era que la Corte Suprema señalara: ‘Hemos comprobado un delito y por tanto declaramos ilegal la reelección’. Pero lo que pudo haber hecho la Corte Suprema, nos lo mandó a nosotros y fue el acabose.

¿Y qué se discutió entonces en la Corte Constitucional?

Hubo magistrados que dijeron que el mismo día había que resolver el asunto, porque había que darle tranquilidad al régimen. Ese día coincidió con la famosa Operación Jaque. En ese escenario, algunos colegas hablaron de moñona, como si pertenecieran al Gobierno. Hubo alguno que propuso que había que reelegir al Presidente cuatro períodos. Fui el único que votó en contra y dije que en el Estado de Derecho los delitos no se borraban con votos.

¿Qué magistrado propuso reelegir a Uribe cuatro veces?

Está en las actas.

¿Sigue en la Corte?

Sí.

En su salvamento de voto usted llamó a la desobediencia civil. ¿No fue exagerado?

No. La Constitución francesa de 1793 habló del derecho de insurrección cuando los gobernantes no respetan los derechos del pueblo. La Declaración de Independencia de Estados Unidos dice: “Dios ha creado a los hombres libres e iguales. Los hombres tienen los mismos derechos, incluido el derecho a la felicidad. Si los gobiernos no respetan estos derechos, se puede hacer resistencia a la opresión”. Yo no propuse insurrección ni resistencia a la opresión; propuse algo suave: desobediencia civil. Lo hizo Gandhi.

Usted llama a la desobediencia civil. ¿Eso qué significa?

Los gobernantes gobiernan porque los ciudadanos obedecemos. Tiene que haber un mínimo de obediencia voluntaria de la gente, la cual tiene un límite. Si los ciudadanos dejan de obedecer un solo día, el gobierno se acaba en 24 horas. No se necesitan armas.

¿Cree que la Corte Suprema fue ‘blandengue’, en el sentido de que le pasó el ‘chicharrón’ a la Corte Constitucional?

Sí. Mataron el tigre y le salieron huyendo al cuero. Con la Corte Suprema tengo una posición muy clara: los respaldo en todo lo que hagan bien, pero no les doy un cheque en blanco. Hay temas en los que no han sido garantes de los derechos de los colombianos.

¿En la parapolítica?

No hablo de lo que no sé.


¿Y cómo ve al Poder Judicial en términos generales?

Propuse quitarle la terna de la Fiscalía a la Presidencia. Los jueces no deberían ser tocados por la política.

Dicen que el Consejo de la Judicatura está conformado por personas que tienen un perfil más político que judicial y que se ha convertido en el sifón por el que se cuelan muchas tutelas.

Parte de la culpa la tiene la Corte Suprema, que no tramita muchas tutelas de los ciudadanos.

¿Cómo se dio la discusión de la Ley de Justicia y Paz?

La Ley de Justicia y Paz nunca les ha dado a las víctimas verdad, justicia o reparación. No hubo ni hay verdad, porque todos sabíamos que el desmovilizado podía llegar ante los jueces y olvidársele una pequeña masacre como la de Ituango y no le pasaba nada. No podemos conformarnos con que los políticos vayan a la cárcel, porque no sólo hubo políticos contaminados. ¿Cuántos empresarios se beneficiaron de esos crímenes? ¿O cuántos militares vivos, porque sólo suele hablarse de los muertos, estuvieron en ese proceso? ¿O cuántos terratenientes?

¿Cree que esa ley quedó mal hecha?

No obligó a que estos señores declararan contra quienes estaban detrás de ellos. Y no hubo reparación, porque desde el primer momento se dijo que no había recursos. Además, no quieren devolver las tierras. Los ‘paras’ ganaron con cara y con sello. Yo propuse en la Sala la tesis de un gran filósofo alemán con la que se ha juzgado a los criminales de guerra. La injusticia extrema no es derecho. Es decir, cuando el derecho contempla un grado de injusticia tan grande, esas normas jurídicas jamás surgen al mundo civilizado.

¿Para dónde iba el tema de los paramilitares con la sedición?

En cada caso habrá excepciones, como las tiene que haber con los delincuentes políticos. Pero el tema es simple: no es lo mismo que usted se alce en armas en contra del Estado para tener, como tenían Rodríguez Gacha y otros, plumas de oro en sus casas, que alzarse en armas para que haya justicia social.

Ese es un terreno pantanoso. Esa es la delgada línea que se usa para legitimar a la guerrilla y sus acciones de barbarie.

Respondo como decía el gran teórico del derecho criminal Carrara: el delito político es el delito esfinge. Para unos son bandidos o delincuentes, hoy diríamos terroristas; pero para otros, son personas nobles. España miraba a Bolívar como un delincuente, pero cuando derrotó a los españoles se convirtió en el padre de la patria.

¿Qué debate fue más polémico: la reelección o el aborto?

El fallo más importante de la Corte es el del aborto.

Usted era de la tesis de que se despenalizara completamente.


El gran debate es si la mujer, en el libre desarrollo de su personalidad, en su proyecto de vida, tiene ese derecho. Yo creo que sí y que debe respetarse.

¿Con el consentimiento del padre?

Es una decisión de la mujer. Si el embarazo fuera un asunto de hombres, ya el aborto estaría legalizado. Las mujeres pobres son las que sufren, porque les toca ir a cuchitriles a abortar, a riesgo de sufrir lesiones permanentes.

¿Aún sostiene que las discusiones de la Corte deben ser públicas?

Sin duda, y seguiré defendiendo esos principios, no sólo para la Corte Constitucional. Todos los jueces colectivos deben ser de cara al público. En Suiza, que es la esencia de la democracia, todos los procesos son públicos. La verdad, para que sea verdad, debe ser completa. En México tienen hasta canal de televisión. Finalmente los jueces tienen que dar razón de sus decisiones. Es imposible, como pasó en la reelección, que un magistrado pase de 500 páginas diciendo que la reelección estaba mal y después no le explique a la gente por qué escribió otras 500 diciendo que estaba bien.

Por el tema del aborto, ¿a usted lo excomulgó la Iglesia?

Sí.

¿Usted se define cristiano?

Me he vuelto agnóstico. Usted tiene poder, pero Dios es todopoderoso. Usted sabe un poquito, pero Dios es omnisapiente. Dios es lo absoluto, pero el hombre es limitado en todo, inclusive en su capacidad de comprensión. Es como si se tratara de meter el mar en un huequito. ¿Cómo puede entonces el hombre, tan limitado, captar lo inconmensurable? Renuncio a comprender lo incomprensible.

¿Y el fallo del TLC?

Voté contra el TLC por una razón. Soy amigo de los tratados internacionales, pero como magistrado tengo que seguir los parámetros de la Constitución, y unos de ellos son la igualdad, la reciprocidad y la conveniencia nacional. No hay igualdad en el TLC. Estados Unidos es un gran exportador de alimentos y va a arrasar con los alimentos en Colombia. La seguridad alimentaria es un tema de seguridad nacional.


Háblenos del drama que vive su familia.

Si la justicia demuestra que son responsables, con el dolor del alma, lo acato.

Ya no es juez, puede visitar a su primo Álvaro Araújo y a su tío.

Lo haré en su momento.

¿Usted era uno de los ‘chuzados’ por el DAS?

Si se pudiera pedir la información de cuando discutimos el primer referendo, la reelección o el estatuto antiterrorista, sería bueno saber qué estaba pasando. Pero en este tema estamos como en la ‘patria boba’. Cuando el escándalo le llegó a la Policía, se lo pasaron al DAS y ahora vuelve otra vez a la Policía. Hay que cumplir con los postulados del Estado de derecho: ningún ciudadano puede ser interceptado sin previa orden de un juez. Hay que acabar la inteligencia política, el DAS debe desaparecer.

Pero seguro debe haber alguna conversación suya por ahí…

Bueno, el teléfono mío siempre ha sonado raro.

¿Cómo ve el Partido Liberal de hoy?

Me defino liberal, pero estoy molesto con el Partido Liberal porque renunció a su ideología en materia de protección de los derechos, la separación del Estado y la Iglesia, la defensa de la democracia o la autonomía regional. Nos va a tocar formar un movimiento cívico contra los partidos tradicionales que se dejaron cooptar por el uribismo.

¿Qué político le gusta?

El punto no son las personas, sino los programas. Digo, con el mayor respeto, que Carlos Gaviria cayó en el mismo juego que Uribe. Uribe dice: “Yo soy Presidente sólo bajo la condición de una hecatombe”. No se atreve a decir que quiere ser Presidente. Con Gaviria pasa lo mismo. Dice que será candidato si no se presenta unidad en su partido. Que diga si quiere ser candidato.

¿Cómo ve a precandidatos como Andrés Felipe Arias o Juan Manuel Santos?

No son candidatos si no se enfrentan al presidente Uribe. No se equivoquen: el candidato del uribismo va a ser Álvaro Uribe. Y el del Polo, Carlos Gaviria.

Comparte: