25 Jul 2013 - 11:47 a. m.

El primer alcalde gay de México

Benjamín Medrano es llamado por algunos el ‘gay antigay’.

Redacción Internacional


Benjamín Medrano Quezada viene de una familia pobre de 11 hermanos de Nochistlán, Zacatecas. Fue un inmigrante en EE.UU. y regresó a Zacatecas para estudiar la secundaria e ir a la universidad. Se licenció en Derecho y obtuvo una maestría por la Universidad Nacional Autónoma de México. Luego ocupó cargos públicos importantes, pero explica que jamás ha tenido problemas por su preferencia sexual. El próximo septiembre, a sus 45 años, se convertirá en el primer alcalde abiertamente gay de México.

En las pasadas elecciones, Medrano fue postulado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Fresnillo, el municipio más grande de Zacatecas, con más de 230 mil habitantes, gobernado desde hace 15 años por una corriente conocida como monrealista, comandada por el ex gobernador Ricardo Monreal. Fue Monreal quien metió a Medrano al mundo de la política. Medrano triunfó en los comicios y desde entonces saltó a las primeras planas de los medios, por tratarse del primer homosexual declarado que va a gobernar en el país.

Medrano nunca ha ocultado su orientación sexual. Dice él en una entrevista con El País de España que durante los comicios, sus contendores utilizaron su homosexualidad para hacerle una guerra política. “Fui un blanco perfecto. Pero me ayudó que la gente de Fresnillo reaccionó de manera opuesta a como esperaban. Soy una persona que da la cara. Yo enfrento las situaciones y no juzgo a la gente por lo que tiene en medio de las piernas. Me dolió mucho que usaran eso en mi contra y por eso decidí sacar el tema, aunque nunca lo he ocultado”.

Sin embargo, no fue la polémica generada por su orientación sexual lo que lo llevó a triunfar como alcalde de Frensillo. Su victoria se debe más bien, dice él, a los logros que ha alcanzado en su carrera profesional. Medrano se concibe a sí mismo como un hombre de resultados, destaca que lo ha demostrado en sus cargos como agente del Ministerio Público, en el Poder Judicial, así como en diversas administraciones municipales y estatales.

Por decir que Frensillo no está preparado para la legalización del matrimonio gay, fue llamado en una columna del diario reforma como el ‘alcalde gay antigay’. Medrano, además, ha sido fuertemente criticado por no estar de acuerdo en promover el aborto ni la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Tampoco apoya a los homosexuales que se visten de mujer y se prostituyen. Odia a los gay de clóset y los señala como los
primeros enemigos de los gay declarados, y los que hacen más daño a la sociedad.

Ante las críticas, responde él que “sólo expresé que mi pueblo no está preparado para el matrimonio gay, porque el catolicismo está muy arraigado en estos ranchos y la Iglesia no permite que eso pueda pasar… ¡Por supuesto que lo apoyo! Es más, en los Estados mexicanos en los que ya se ha legislado para que se reconozca legalmente las uniones entre personas como yo hay todavía mucho qué hacer. El propio Seguro Social sigue negando a muchas de estas parejas los servicios médicos. Falta mucho para que se pueda hablar en México de una auténtica igualdad ante la ley entre las parejas heterosexuales y las homosexuales. Hace falta reformar el código civil e incluso la constitución. En todo caso, no es responsabilidad de un presidente municipal”.

Temas relacionados

gay
Comparte: