11 Mar 2009 - 10:51 p. m.

Exhiben en U. de los Andes cuerpos en reposo

Investigadores y estudiantes utilizan técnica de preservación de cuerpos y órganos.

Santiago La Rotta

En uno de los edificios del laberíntico campus de la Universidad de los Andes en Bogotá, ubicado en el mismo sitio que en otros días alojó un inmenso tanque de agua que era parte de alguna de las fábricas del sector, funcionan los laboratorios de anatomía, en donde el doctor Juan David Hernández pasa los días dictando clase a los estudiantes de tercer semestre de la facultad de Medicina.

Son varios los espacios que componen este complejo de laboratorios, entre ellos un salón donde se combina tecnología (como el uso de videocámaras que mantienen al estudiante en la primera fila de la acción), con la enseñanza a la vieja usanza: encima de un cuerpo. Uno de los recintos más notables del edificio es el Museo de Anatomía: un pequeño cuarto en donde se exponen los órganos que han sido sometidos a diversos procesos de conservación por parte de los alumnos que cada semestre cursan la asignatura de Anatomía.

Una de las técnicas que los estudiantes aplican es la plastinación, desarrollada por el médico alemán Gunther von Hagens. Este procedimiento, que consiste en la preservación de los órganos mediante la aplicación de diferentes compuestos (como acetona y silicona), elimina el uso de formol u otras sustancias.

En el museo hay corazones, riñones, incluso un brazo, conservados mediante el uso de la plastinación. Las piezas son muy impactantes y dan la posibilidad de que el estudiante o el espectador desprevenido tengan un acercamiento más certero a los órganos del cuerpo humano. Un corte transversal de rostro, en donde aún hay una parte del ojo, parece observar detenidamente desde la lejanía de la eternidad a quien lo sostiene. Sin embargo, el Museo de Anatomía es más que el despliegue organizado del horror: es una especie de ventana hacia el interior de la condición humana.

Para Hernández la Anatomía no es sólo un requisito dentro del pensum: ésta transmite una visión de la vida. “Cuando los estudiantes tienen contacto con su primer cadáver, cuando analizan el funcionamiento del organismo, entienden que somos polvo.

El trabajo que desarrollamos en el museo permite que el estudiante se interese por la Anatomía más allá de los requisitos académicos, que entienda la verdadera importancia del cuerpo humano. Este es un espacio construido por ellos”.

Los Andes es la tercera universidad en realizar plastinación en Colombia. El uso de esta técnica comenzó hace a penas dos años de la mano de Hernández,  con la asesoría del químico farmacéutico Luis Fernando Espinel.

Plastinación en los museos

Gunther von Hagens es el médico y anatomista creador de la técnica de plastinación, utilizada para la preservación de órganos y tejidos.

En 1995, en Tokio, abrió la primera muestra de Body Worlds, una exhibición itinerante con más de 25 cuerpos y 200 órganos.

Desde entonces, ha habido cuatro versiones de la exposición que han tenido lugar en ciudades como Los Ángeles, Nueva York, Houston, Manchester y Londres; la última de estas tuvo lugar en Bélgica y fue abierta el 22 de febrero de 2008.

Comparte: