28 Aug 2015 - 3:28 a. m.

Fabrican réplica del cerebro humano

Hace cuatro años, después de fracasar con una prometedora molécula para el autismo probada en ratones, René Anand decidió fabricar su propio modelo de biología neuronal humana.

Redacción Actualidad

Realizó una réplica del cerebro humano casi perfecta. Lo único que le falta es el sistema vascular. Pero contiene una médula espinal, las principales regiones cerebrales, múltiples tipos de células, la señalización de circuitos e incluso una retina.

El equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.) creó bajo el liderazgo de Anand un órgano con la madurez similar a la del cerebro de un feto de cinco semanas de edad. Tiene el tamaño de un borrador de lápiz y una estructura que contiene el 99% de los genes presentes en el cerebro fetal humano.

Los expertos creen que el descubrimiento permitirá probar, de una manera más ética, rápida, precisa y eficaz, medicamentos experimentales para enfermedades como el alzhéimer o el párkinson y avanzar en el conocimiento de las posibles causas genéticas y ambientales de la mayoría de los trastornos del sistema nervioso central.

“No sólo podemos ver cómo se desarrolla un cerebro, sino también sus diversos tipos de células, que expresan casi todos los genes de un cerebro”, aseguró Anand al diario ABC de España. “Hemos tratado de resolver problemas complejos de la enfermedad cerebral y, ahora, este modelo tiene un grandísimo potencial para la salud humana, ya que nos ofrece más y mejores opciones para probar y desarrollar terapias en modelos diferentes a los animales”, concluyó el experto.

Sus aplicaciones en la investigación médica son múltiples. Por ejemplo, en cuanto a las enfermedades del sistema nervioso central permitirá estudios de susceptibilidad para determinar las causas genéticas o puramente ambientales. “La ciencia genómica infiere que hay hasta 600 genes que dan lugar al autismo, pero hasta aquí llegamos. Las correlaciones matemáticas y los métodos estadísticos son insuficientes para, por sí mismos, identificar la causalidad. Por eso es necesario un sistema experimental; es decir, un cerebro humano”, sostuvo Anand.

Hasta ahora se habían obtenido hígados, pulmones y corazones, incluso minicerebros, pero nunca un cerebro de esta magnitud. Los investigadores confían en que con un mayor desarrollo y la adición de un suministro de sangre de bombeo, el modelo podría ser utilizado para estudiar una posible terapia para el accidente cerebrovascular o ictus.

Comparte: