18 Nov 2009 - 10:57 p. m.

Fitness en casa

Páginas en internet y programas televisivos proponen estilos para ejercitarse.

Valeria Gómez Rodríguez

Gracias a las páginas en internet y a los programas televisivos de ejercicio guiado ya no es necesario someterse a extenuantes jornadas de actividad física en el gimnasio que implican un alto costo y demandan mucho tiempo; o sufrir de hambre con dietas absurdas que pongan en riesgo la salud, ni mucho menos recurrir a místicos productos adelgazantes que prometen resultados instantáneos.

Si desea recuperar la figura bajando esos kilos de más, prevenir enfermedades y disponer de su propio tiempo sin gastar un peso, la solución está en su casa. No se necesitan grandes ni costosas máquinas para ejercitarse, sólo basta con su determinación para empezar con una vida nueva.

Hacer del ejercicio un placer ahora es posible con las diferentes alternativas hogareñas. Realizar pilates con un balón es una elección en la que se combinan especialidades como la gimnasia, el ballet y el yoga; desarrolla la fuerza muscular y el control mental, además ayuda a la relajación.

Si le gusta bailar, la danzaterapia, es una opción dinámica para entrenarse en casa, allí se fusionan el cuerpo, la mente y el alma. Sus movimientos y posturas contribuyen a la flexibilidad, activando el cuerpo y mejorando su actividad física. Al igual, los tradicionales aeróbicos, abdominales, sentadillas, salto de cuerda y rutinas con mancuernas también le ayudarán a mantenerse en forma, fortalecer y tonificar los músculos. Para estos ejercicios necesita una colchoneta, un elástico, un lazo y unas pesas que puede fabricar en casa con botellas llenas agua. Para esto su imaginación no puede tener límite.

Si va a empezar desde cero una rutina, se recomienda una sesión de 30 minutos, que se puede fraccionar conforme a su tiempo, mínimo de diez minutos cada una; se aconsejan ejercicios sencillos para que el cuerpo se acondicione y no se lastime. Asimismo, es necesario adaptar un lugar en casa para evitar accidentes y estar confortable para realizar la actividad; calentar antes y después le evitará lesiones o magulladuras que puedan hacerlo renunciar. La hidratación constante también es importante.

La clave del éxito es la disciplina, perseverancia y tenacidad de un firme compromiso consigo mismo, así se sentirá más enérgico y saludable. Pero como la vanidad amerita sacrificios, evitar el exceso de grasas, harinas o dulces y comer saludablemente le ayudará a evadir los cargos de conciencia y las frecuentes peleas frente al espejo.

Comparte: