28 Jul 2017 - 1:25 p. m.

Invitaciones a bodas no son tan frecuentes en estos tiempos

Muchas parejas esperan cada vez más para planear sus casamientos. En 2015, la novia estadounidense primeriza promedio tenía casi 28 años y el novio promedio casi 30 años.

Bloomberg News.

No es la única persona que pasa menos fines de semana de verano viendo cómo se casan otros --pero no se preocupe, las bodas a las que todavía pueden invitarle quizá tengan ahora un aire algo más especial.

Se están casando menos estadounidenses y los que todavía lo hacen han reducido el tamaño de sus bodas. Sus nupcias se están volviendo asuntos de menor envergadura, pero no necesariamente más baratas.

Muchas parejas esperan cada vez más para planear sus casamientos. En 2015, la novia estadounidense primeriza promedio tenía casi 28 años y el novio promedio casi 30, según los datos disponibles más recientes de la Oficina del Censo. (Diez años atrás, la novia típica tenía 25,5 y el novio típico 27.)

La tasa de nupcialidad estadounidense --el número de nuevos matrimonios por 1.000 personas-- ha venido cayendo durante décadas. Disminuyó de manera especialmente marcada durante la recesión, en 2008 y 2009, pero hay pocas pruebas de que las personas hayan comenzado a casarse nuevamente con la recuperación económica. Y la firma de investigación IbisWorld predice que la tasa de casamientos continuará cayendo en los próximos cinco años.

Desde una perspectiva mundial, no debería sorprendernos. La tasa de nupcialidad tendría que caer aproximadamente un tercio para alcanzar las tasas de nupcialidad en otros países desarrollados. Los datos más recientes mostraron una tasa estadounidense de 6,9 en comparación con una tasa media de 4,6% para los países de la Unión Europea.

En Europa, y cada vez más en Estados Unidos, muchas parejas posponen el matrimonio de forma indefinida a medida que se vuelve más aceptable que las parejas vivan juntas y tengan hijos fuera de los lazos del matrimonio.

El resultado final no es automáticamente un total menor de bodas: si bien la tasa de nupcialidad cae, la población crece. Pero la cantidad de bodas estadounidenses sí disminuyó el año pasado, en un 0,5% hasta 2,162 millones, según estimaciones del Wedding Report, una firma de investigación de mercado que se especializa en el sector de bodas.

En Estados Unidos, alrededor de 310.000 empresas proveen servicios para bodas, según IbisWorld, y muchas --desde floristas hasta panaderos y fotógrafos-- están experimentando dificultades económicas. Al salir de la recesión, los ingresos del sector de bodas crecieron con fuerza --más del 4 por ciento anual desde 2012 hasta 2014, según IbisWorld. Pero el crecimiento se frenó en 2015, y de hecho los ingresos bajaron levemente el año pasado. En los próximos cinco años, IbisWorld prevé una tasa de crecimiento anual de sólo 0,3%.

La menor cantidad de bodas es sólo una de las razones por las que las empresas de servicios para casamientos tienen dificultades, dijo la analista de IbisWorld Anya Cohen. Otra es que, dado que son muchas las empresas que inundan el mercado y publicitan barato online, es más fácil para las parejas comprometidas salir en busca de ofertas. “Ha habido indudablemente un aumento de la competencia”, dijo. Además, sitios web como Pinterest equipan a las parejas a abaratar, con invitaciones para hacer uno mismo, centros de mesa y otros accesorios de boda.

La boda promedio costó US$26.720 en 2016, según el Wedding Report, apenas 0,3% más que el año anterior --pero ese promedio está sesgado por algunas bodas particularmente exuberantes. La mediana de costes de una boda fue de US$14.399.

Comparte: