13 Dec 2020 - 2:00 p. m.

La apropiación de la 4ta Revolución digital para un aprendizaje innovador

CONTENIDO DESARROLLADO EN ALIANZA CON UNIMINUTO

El mayor reto es convertir las circunstancias en oportunidades, teniendo en cuenta entre otras: Incluir aprendizajes de orden superior que ayuden a vivir en la incertidumbre, disminuir la brecha digital, ampliando la cobertura y el acceso a internet y el uso intensivo de la tecnología.

Padre Hárold Castilla Devoz, rector general Uniminuto

La apropiación de la cuarta revolución digital permite que se desarrolle el sistema de aprendizaje innovador, interactivo y colaborativo.
La apropiación de la cuarta revolución digital permite que se desarrolle el sistema de aprendizaje innovador, interactivo y colaborativo.
Foto: Pixabay

Asumir con conciencia y responsabilidad la transformación en el modo de gestionar los procesos educativos, ya sea en sus niveles o modalidades, en un contexto de mundo digital, dejó de ser un desafío para las instituciones de educación, especialmente en América Latina, en donde quizás, algunos países ya tienen un camino avanzado, gracias a que han logrado acortar la brecha de la conectividad pero que para otros sigue siendo un gran reto.

En medio de las consecuencias de la pandemia, también debemos reconocer la oportunidad que tenemos para aligerar el paso para afrontar esta necesidad de modificar las formas de enseñar pedagógica y didácticamente a una comunidad de “nativos digitales” que demandan de los gestores de la educación nuevos e inmediatos cambios en la incorporación de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) emergentes y convergentes a estos mismos procesos.

El mayor reto es convertir las circunstancias en oportunidades, teniendo en cuenta entre otras: Incluir aprendizajes de orden superior que ayuden a vivir en la incertidumbre, disminuir la brecha digital, ampliando la cobertura y el acceso a internet y el uso intensivo de la tecnología, para propiciar una cultura digital; formar en pensamiento crítico, toma de decisiones, solución de problemas y situaciones alternativas; considerar una reestructuración de lo que entendemos por conocimiento, fuentes y criterios de verdad, estimular el desarrollo integral de los conocimientos, habilidades, actitudes, valores y emociones que requiere convivir en contextos sociales heterogéneos, cambiantes y saturados de información; desarrollar una nueva concepción sobre la naturaleza y funcionalidad de la información y del conocimiento.

Toda esta apuesta disruptiva en la gestión del servicio educativo no se logra si no hay una apuesta participativa y colaborativa. Cada vez más se hace necesario fortalecer el trabajo en equipo, colaborativo y cooperativo, comprendiendo la complementariedad de roles y conocimientos dispersos de funciones en la vida social, política y laboral contemporánea. En este sentido, apropiar las tecnologías emergentes como la Inteligencia Artificial, el Big Data, el Cloud Computing, la Sensórica, la Robótica, entre otras, permitirá un trabajo más integrado donde todos se involucran – estudiantes, profesores y comunidades- con un enfoque abierto donde todos los saberes son válidos para construir el conocimiento de calidad.

Cada vez es más la certeza que tenemos en el mundo educativo que las soluciones digitales adquieren un valor significativo en el marco de la Revolución 4.0 y que su impacto en materia de innovación pedagógica y didáctica, en los procesos de enseñanza y aprendizaje, es coherente y consistente para lograr en los estudiantes mejores resultados.

(Lea también: Cobertura de la educación superior con calidad, compromiso de todos)

En este sentido, estamos llamados a entender el desafío que la misión de la educación tiene en un contexto de la democratización de las tecnologías haciendo de ellas una apuesta por procesos de aprendizaje más flexibles. Una educación que está llamada a priorizar las condiciones individuales del estudiante, donde éste tenga la posibilidad de decidir por cuenta propia ¿Qué desea aprender? ¿Cómo quiere aprender? ¿Cuándo es el momento de aprender? y ¿Dónde puede hacerlo?

La apropiación de la cuarta revolución digital permite que se desarrolle el sistema de aprendizaje innovador, interactivo y colaborativo logrando generar redes de aprendizaje y donde el uso de los datos ayuda a obtener alertas tempranas que impactan en la permanencia de los estudiantes obteniendo un éxito mayor basado en las experiencias del estudiante, a partir de entornos personalizados de aprendizaje y en el cual estos construyen el significado del conocimiento desde las cuatro C de las redes sociales en educación: Comunicación, Cercanía, Colaboración y Comunidades.

Hacerse la pregunta por el presente y futuro de las TIC es preguntarse por su uso e implementación y cuáles son las más adecuadas para de esta manera poder entregar a la sociedad profesionales aptos para responder a las necesidades sociales y laborales, que obliga a un pensamiento crítico y creativo, bajo una postura proactiva y responsable que conlleve a una participación activa en los procesos de desarrollo, innovación y modernización.

Síguenos en Google Noticias