13 Mar 2020 - 4:39 p. m.

La desigualdad salarial, el virus que enferma al fútbol femenino

Megan Rapinoe, campeona del mundo con Estados Unidos, sostiene un pleito con la federación de su país por considerarlas deportistas de segunda clase al momento de pagarles los salarios.

Redacción Cromos con información de AFP

El fútbol de las mujeres tiene mucho que enseñar a la sociedad. El mundial de Francia 2019 marca un precedente en la historia de este deporte pues, con sus defectos, fue el más igualitario de todos, el más político, el que grita en nuestras narices las demandas sociales de las mujeres.

En territorio francés Megan Rapinoe se consagró como la abanderada del deporte practicado por las mujeres. Ella, además de crack, es un ícono a favor de la igualdad en tiempos de Trump, Uribe y Bolsonaro. Enseña que el fútbol puede tener una mejor versión. Ella no solo posa para celebrar sus logros. Es una jugadora feminista que trasciende los contratos publicitarios y los trofeos que levanta.  

La actual Balón de Oro femenino, y el comisionado de la MLS cargaron ayer contra los argumentos esgrimidos por la federación de fútbol estadounidense (US Soccer) en el pleito que sostiene con la selección femenina por la igualdad de salarios.

Hace casi un año las jugadoras presentaron una demanda para recibir las mismas ganancias que la selección masculina y reclamaron un pago retroactivo de 66 millones de dólares en virtud de la Ley de Igualdad de Salario, a lo que US Soccer se opone.

En un expediente presentado el martes en este caso ante una corte federal de Los Ángeles, la federación argumentó que las condiciones hostiles que afronta la selección masculina cuando juega en canchas de México o Centroamérica "no se comparan con nada de lo que la selección femenina debe enfrentar".

La federación también sostuvo que "el trabajo de un jugador (de la selección masculina) requiere un nivel más alto de destreza basado en velocidad y fuerza que una jugadora" de la femenina, además de subrayar que el equipo de hombres aporta más audiencia e ingresos televisivos a la federación que el de mujeres.

"De alguna manera hemos sentido que esos son algunos de los sentimientos que ha habido como trasfondo por un largo tiempo", respondió este jueves Rapinoe en declaraciones a ESPN. "Pero ver eso como argumento tan descaradamente misógino y sexista contra nosotras es realmente decepcionante".

Rapinoe hizo estas declaraciones un día después de levantar con su selección el trofeo de la SheBelieves Cup, en el que Estados Unidos logró victorias frente a sus tres rivales.

El comisionado de la Liga estadounidense de fútbol (MLS), Don Garber, también reprobó el jueves los argumentos de la federación diciendo que le dejaron "sorprendido y enfadado".

Le expresé a Carlos Cordeiro, presidente de US Soccer, "en términos inequívocos lo inaceptables y ofensivas que me parecían las declaraciones en ese expediente", dijo Garber en un comunicado.

Después de recibir críticas también de Coca-Cola, un patrocinador de la selección, Cordeiro pidió disculpas por "la ofensa y el dolor causado" por el contenido del documento enviado a la corte.

Tanto la selección femenina como la federación han solicitado un juicio sumario a su favor para resolver la demanda antes de que empiece el proceso el 5 de mayo.

Comparte: