28 Mar 2020 - 2:00 p. m.

La obesidad, el gran enemigo de la vida saludable

Se trata de una enfermedad que va en aumento y que está generando preocupación entre la población mundial, afectando no solo la salud de las personas, sino también la economía mundial.

* Redacción Especiales

La obesidad en el mundo se ha triplicado en las últimas cuatro décadas, llegando a afectar a 1.900 millones de personas. A esto se suma que según un reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el 58% de las personas sufre de sobrepeso en 34 de los 36 países miembros de la organización.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la obesidad y el sobrepeso como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, ocasionada por un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. Las principales causas de este problema de salud radican en los cambios que han sufrido los hábitos alimenticios y las rutinas laborales.

Hoy, la ingesta de productos con alto contenido calórico y grasa es mayor, sumándose a la poca actividad física que se tiene debido a las formas de trabajo sedentarias. De igual forma, las nuevas modalidades de transporte y la creciente urbanización también están afectando la salud de las personas.

Bajo este escenario, los efectos nocivos que puede generar esta enfermedad afectan, en primera medida, la salud, ayudando a desencadenar enfermedades cardiacas, diabetes, trastornos del aparato locomotor e incluso el desarrollo de diferentes tipos de cáncer. Lo anterior refuerza los resultados del informe de la OCDE, que aseguran que en los próximos 30 años cerca de 90 millones de personas morirán a causa de la obesidad y el sobrepeso.

Por otra parte, la obesidad afecta el gasto presupuestal en el que incurren las naciones para atender los diferentes casos de este tipo. El mismo informe de la OCDE detalla que, para contrarrestar este problema de salud, en Colombia se invierten cerca de $13,7 billones lo que representa el 4,3% del PIB nacional.

Pero ¿Cómo reducir los niveles de obesidad en el país? y ¿por dónde empezar?

Los expertos aseguran que tomar la decisión es el primer paso. Empezar por mermar el consumo de ciertos alimentos altos en grasas y azúcares, haciendo énfasis en que no necesariamente se trata de dejarlos del todo, sino de reducir su consumo.

“El cambio inicia mediante la combinación de dos o más prácticas saludables como el ejercicio diario y la sustitución de los malos hábitos y, por supuesto, sumar el apoyo social que es fundamental en esta etapa de recuperación y de confianza personal”, expresa Clara Lucía Valderrama, integrante del Consejo Consultor de Dietistas de Herbalife Nutrition.

Frente al tema, los consejos que da la nutricionista consisten en seguir pasos simples como: realizar 45 minutos de ejercicio una o dos veces por semana, tener una alimentación balanceada compuesta por cinco comidas diarias (desayuno, refrigerio de media mañana, almuerzo, refrigerio de media tarde y cena), descansar de 6 a 8 horas en las noches y tomar mucha agua. “En la medida en que las personas realicen actividad física, coman bien y se sientan mejor, crean un sentimiento de bienestar que se verá reflejado en todas las actividades que realizan normalmente”, agrega Valderrama. 

Comparte: