26 Nov 2009 - 11:00 p. m.

Las voces de la violencia

Profamilia invita a las mujeres a no guardar silencio y denunciar su caso. Los médicos han comprobado que hablar es terapéutico.

Redacción Vivir

Pasaron casi tres años hasta que finalmente Ángela pudo volver a tener una relación afectiva. Durante 36 meses no resistió una caricia, un beso, ni siquiera que la abrazaran. Se sentía culpable, llena de miedo, de dolor, de soledad. Todos los días recordaba aquella noche en la que uno de sus amigos más cercanos, en medio de una fiesta y con unos tragos encima, se aprovechó de ella y la violó.

Ángela no quiso contarle a nadie, se sentía avergonzada y temerosa de que no le creyeran. Se desahogaba llorando con su almohada. Su temperamento cambió, dejó a un lado su vida social y se resguardó en sus estudios, creyendo que podría olvidar lo sucedido. Pero no fue así.

El dolor fue creciendo con el paso de los días, hasta que por fin se atrevió a romper su silencio y contarle a su mejor amiga. Juntas fueron al médico y aunque ya era tarde para que tomara la anticoncepción de emergencia y se hiciera una profilaxis para prevenir enfermedades de trasmisión sexual (ambos procedimientos deben realizarse en las 72 horas siguientes al episodio), recibió asesoría y pudo resolver todas sus inquietudes.

Ángela se negó a denunciar el caso ante las autoridades. Sin embargo, aceptó que la remitieran a un psicólogo y a un terapista sexual, y gracias a ellos pudo superar ese trauma y retomar lentamente el curso de su vida. Al igual que Ángela, miles de mujeres colombianas son víctimas de este delito, que generalmente no reportan por miedo a represalias del agresor o al “qué dirán”.

Elizabeth Castillo, coordinadora del programa de género y salud sexual de Profamilia, explica que lo aconsejable en estas situaciones es no guardar silencio. “Denunciar es un derecho. La persona debe ser atendida en las mejores condiciones y su intimidad tiene que ser respetada por las autoridades”.

Castillo advierte además que en Colombia de cada diez mujeres víctimas de violencia sexual, sólo una se atreve a denunciar. Por eso, Profamilia decidió lanzar la campaña “A viva voz”, mediante la cual busca concientizar a la sociedad de lo importante que es prevenir y actuar frente al abuso y la violencia sexual.

Para ello se realizará una gira que abarcará las diferentes regiones del país y en la cual se les informará a las comunidades qué deben hacer, a dónde pueden acudir, cuáles son sus derechos y qué herramientas pueden utilizar para iniciar un proceso legal o para recuperar su vida por medio de terapias y asesorías psicológicas.

El cantante Peter Manjarrés y la actriz Diana Ángel serán los encargados de llevar este sentido mensaje. Ambos aceptaron la invitación de participar en esta iniciativa, después de conocer las cifras de violencia sexual en el país y de escuchar cientos de historias de mujeres que han sido violadas desde niñas o maltratadas durante años por sus parejas.

Adicionalmente, Profamilia habilitó las 24 horas del día la línea 018000110900, en la cual las víctimas pueden obtener información gratuita y una asesoría rápida sobre la manera como deben proceder, la anticoncepción de emergencia y los lugares a donde deben dirigirse en caso de que hayan decidido no guardar silencio y denunciar su caso, esperanzadas que de esta forma puedan prevenir que otras mujeres tengan que sufrir este dolor.

Cómo recuperar la vida sexual

Nereida Lacera, sexóloga de Profamilia, da una serie de consejos para que las mujeres víctimas del abuso puedan recuperar su vida en pareja:

- Buscar asesoría psicológica. La terapia ayuda a sanar la mente y a tranquilizar el espíritu.

- La mujer agredida debe  reconocer que es una víctima y ser consciente de que nadie tiene derecho a violentarla.

- Es importante recibir ayuda  de un terapeuta sexual, para aprender a aceptar el cuerpo como fuente de placer y no de dolor.

- La terapia sexual debe   combinarse con ejercicios de reconocimiento del cuerpo y de exploración con la pareja.

Gran cruzada contra el maltrato

El pasado miércoles, en la sede de Profamila, en Bogotá, se celebró una jornada especial para conmemorar el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. El cantante Peter Manjarrés y el grupo musical Wamba protagonizaron este evento, en el que se invitó a la ciudadanía a tomar acciones preventivas para evitar que este fenómeno siga creciendo y a acudir a las autoridades para denunciar su caso.

Además, estos jóvenes artistas —junto con otros músicos como Quintavani, Cayito Dangond, Tonny Cruz y John El Legendario—, se comprometieron a llevar las banderas de la no violencia y a trabajar arduamente por esta causa. Una de sus primeras acciones será la presentación de un desconectado por internet.

Comparte: