4 May 2019 - 3:41 p. m.

Linda Guacharaca, la perra escritora que lanza su cuarto libro en la FILBo

Guía para viajar con humanos y no escapar en el intento es la publicación más reciente de la canina que se hizo famosa por sus historias.

David Guarín / @DAVIDGUARINB

Es una perra criolla, mona, de unos 100 centímetros de altura, tiene un tumba’o particular, viste una pañoleta rosa y un collar antipulgas. En ocasiones las personas la reconocen en la calle y le piden fotos, de hecho, sus libros son el primer encuentro con la lectura de muchos niños. La historia de Linda Guacharaca cambió cuando la abogada Yamila Fakhouri la encontró herida en una bomba de gasolina en los llanos orientales. Ahí fue cuando cambió la vida de esta can.

Después de contar su historia de superación, en la primera publicación, y los retratos de sus viajes por el mundo, en su segundo y tercer libro, Linda llega este 2019 con consejos para los colegas de cuatro patas – y sus padres- que desean salir en busca de aventuras.

En los tips del libro, se habla de educación canina, preparativos para un viaje, y las necesidades que tiene todo perro. Para Linda las excusas no valen a la hora de ordenarse.

“Yo tenía un año cuando me rescataron de la gasolinera en la que me encontró mi mamá, era agresiva, temerosa y no podía mantener contacto visual con nadie. Si yo pude los demás también pueden”, afirma la autora entre unos cuantos ladridos.

Yamila, la mamá de Linda cuenta que, luego de un largo proceso de educación apoyado por estímulos positivos como las caricias, límites y una fuerte conexión, Linda ya es una perra obediente.

- ¿Cuál es su rutina?

- Yo no tengo, como estoy tan bien educada me dejan entrar a muchos sitios. 

- Realmente, ella depende mucho de mis movimientos. Cuando estoy en España defiende el naranjal de los abuelos, cuando no puede ingresar a un lugar me espera afuera y, por ejemplo, hoy voy a un congreso y Linda estará conmigo en la mesa principal, recuerda Yamila.

En el libro, se destaca la voz de Linda por un solo motivo: “Cuando las personas piensan en los perros, usualmente, no lo hacen para ellos. La mayoría de las veces piensan en sus propias necesidades suponiendo lo que necesitan”, resalta Yamila, quien asegura sin temor que Linda tiene la visión del mundo atada a su pasado callejero:

- Ella tiene un corazón enorme, voz grave y a veces es sobreprotectora, dice Yamila.

Linda levanta las orejas e interrumpe:

- Sospecho fuertemente de las personas con gorra, particularmente veo las amenazas que Yamila no ve. No entiendo por qué confía tanto.

El único momento en el que omitió su instinto, rememora Yamila, fue cuando conoció a un perro negro criollo que se convirtió en su novio en Nuquí (Chocó) y quien ese día la impulsó a saltar al agua.

Las experiencias de Linda, y Yamila, sirven no solo a quienes quieren estrechar su relación con su mascota. Algunas personas compran los libros como una forma de entretenerse bajo la mirada de un can, otras como una forma de enseñar a los niños a abrir su mente. 

Linda estará compartiendo sus consejos y estampando su huella en los libros de sus admiradores en la Feria del Libro de Bogotá en el pabellón 19 stand 209. Los perros están invitados.

Comparte: