En vivo
Contrato del Mintic: juez decide si envía a la cárcel a tres implicados
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Minimizar
28 Aug 2008 - 11:18 p. m.

Los mapas del siglo XXI

Este mes el Instituto Agustín Codazzi celebra el cumpleaños número 73 y sigue al frente de la investigación geográfica.

Redacción Vivir

Colombia es un país de selvas. La precisión de los datos recientemente obtenidos por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi aseguran que el 60,33% del territorio nacional tiene sólo un color: verde. Después de medir toda la superficie colombiana de palmo a palmo y de verificar que  1.141.748 de kilómetros cuadrados componen su área total, el personal que participó en el estudio supo que el trabajo no había sido sólo de su parte, sino que la tecnología también les había dado una buena mano.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi celebra actualmente su año número 73 de estar al frente del estudio de las tierras colombianas. Sin embargo, fue hasta el año 2005 que comenzó a ser beneficiario de una fuerte inversión en tecnología, con la que apostaba a situarse a la vanguardia de los centros cartográficos de América Latina. Hoy, después de recibir aportes a lo largo de estos tres últimos años, la cifra supera los 25 millones de dólares y finalmente logró cumplir con su objetivo. “Hoy somos los líderes en el estudio de la cartografía de la región”, asegura Iván Darío Gómez, director del Instituto.

Aunque la cartografía es una ciencia antigua que siempre se ha preocupado por delimitar los territorios, conocerlos y plasmarlos en un mapa, los avances técnicos y científicos han ido facilitando una tarea que en antaño se hacía a pie. Por eso, en todo el país hay distribuidas 32 estaciones de GPS (Sistema de Posicionamiento Global), encargadas de captar las señales de satélites que orbitan el rededor de la Tierra y que se encargan de observar todos sus rincones. El Agustín Codazzi tiene acceso a la información y las fotografías que toman los satélites en el área de cobertura de cada una de las centrales.

Una función similar también cumple el avión comprado por el instituto que, equipado con una cámara fotográfica de altísima resolución, puede captar imágenes terrestres entre 3.000 y 15.000 pies de altura, visualizando incluso superficies de hasta 20 centímetros cuadrados de superficie.

Después, con la imagen obtenida a base de coordenadas geográficas, un computador que contiene los datos exactos de dónde está situada cada estación y  hace los cálculos para medir la distancia y la extensión de las diferentes zonas. Por medio de programas de software, se puede llegar incluso a una reconstrucción de los terrenos en tercera dimensión.

Toda esta tecnología también puede ser usada para la prevención de desastres, estudios particulares y diseño de políticas de ordenamiento territorial. Son herramientas con las que el Instituto Agustín Codazzi participa de la ciencia. Sus aportes fueron importantes en la asesoría que el centro prestó a El Espectador para la construcción de uno de los capítulos de su próximo coleccionable: El nuevo libro del mundo.

Temas relacionados

Tecnología
Comparte: