Publicidad
29 Sep 2015 - 3:11 a. m.

Los ríos de Marte

Los datos de la nave Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA confirmaron que el planeta rojo no es tan seco como se creía.

Redacción Actualidad

“Cuando la mayoría de la gente habla de agua en Marte, por lo general está hablando de agua antigua o agua congelada”, dijo Lujendra Ojha, autor principal del estudio publicado en Nature Geoscience y respaldado por la NASA. “Ahora sabemos que hay más. Esta es la primera detección espectral que apoya nuestra hipótesis de formación de agua líquida en el planeta”, aseguró el investigador.

Ese fue el resumen del hallazgo hecho por científicos de la NASA presentado ayer durante una rueda de prensa en Washington. Los datos de la nave Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) confirmaron la presencia de riachuelos sobre la superficie del planeta rojo, lo que permite concluir que puede existir agua líquida subterránea, un grado de humedad en el aire y un ambiente que se presta para una posible vida.

El descubrimiento se produjo a partir de imágenes satelitales que los expertos analizaron pixel por pixel. En ellas reconocieron la presencia de cauces de agua, lo que, en términos científicos, se conoce como “líneas de ladera recurrentes” (RSL). Esas líneas son alargadas, miden unos cinco metros de ancho, aparecen en los períodos cálidos y desaparecen en los periodos más fríos.

“La noticia es que las rayas oscuras formadas sobre la superficie de Marte que han sido analizadas parecen haber sido creadas por agua salada. Claramente la próxima pregunta es: ¿cuánta agua hay bajo la superficie de Marte?”, comentó Jim Green, director de ciencias planetarias de la NASA.

Los resultados del trabajo tomados por Crism, un espectrómetro de imagen que permite identificar los minerales y otros compuestos que hay en el planeta, mostraron la presencia de sales hidratadas que hacen posible el estado líquido del agua a temperaturas más bajas.

“Quisimos resolver este misterio y ahora sabemos que hay agua líquida en la superficie de este frío y desierto planeta”, comentó Michael Meyer, científico jefe del programa de exploración de Marte de la NASA. “Parece que cuanto más estudiamos Marte, aprendemos cómo se podría apoyar la vida y donde hay recursos para el futuro”, remató.

Ahora que la presencia de agua líquida sobre la superficie de Marte está confirmada, el siguiente paso es buscar vida activamente y comenzar a soñar con estrategias futuras que permitan hacer habitable el planeta. Las misiones que se van a enviar a Marte tienen como objetivo la búsqueda de vida o de vestigios de ella. Sin embargo, los investigadores advirtieron que en los terrenos analizados la actividad de las soluciones salinas puede ser demasiado débil y el agua muy salada. Eso imposibilitaría la actividad humana y la superviviencia de otras especies.

En marzo pasado científicos de la NASA determinaron que Marte tuvo un océano hace unos 4.500 millones de años, el cual ocupó el 19% del planeta. Esta vez la investigación arrojó datos convincentes de agua que corre.

El viaje hacia lo desconocido continúa. Según John Greensfield, investigador de la NASA, quedan muchos interrogantes en el aire: “Exploramos el espacio porque intentamos contestar a preguntas básicas: ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Estamos solos?”.

Síguenos en Google Noticias