20 Mar 2014 - 3:22 p. m.

Madres de la Candelaria, 15 años esperando reparación y justicia

La organización pide que el Estado les ayude a encontrar a sus familiares, ya sea vivos o muertos.

El Espectador

La organización ‘Caminos de Esperanza Madres de la Candelaria’ nació un 19 de marzo de 1999, mientras varias mujeres se conglomeraban en un plantón donde mostraban las fotos de sus familiares perdidos en diferentes circunstancias. La manifestación fue exactamente un año después de que se desconociera el paradero de Cristian Camilo Quiroz, víctima de desaparición de las Autodefensas del Magdalena Medio e hijo de Teresita Gaviria, que para ese entonces era secretaria y administradora del estadio Atanasio Girardot de Medellín.

La organización surge como una iniciativa similar a las Madres de la Plaza de Mayo de Argentina y reúne a padres, madres, hermanos y otros familiares de aquellos que han sido víctimas de desaparición forzada, asesinatos, desplazamientos, violaciones y masacres.

15 años después, las Madres de la Candelaria continúan su lucha por los derechos de las víctimas. Por eso piden al Estado que les ayude a encontrarlos, ya sea vivos o muertos y asimismo, les brinden verdad, justicia y reparación.

Teresita Gaviria, propulsora de la organización, indicó a Caracol Radio que tienen documentados 1.176 casos de desapariciones, de los cuales hasta el momento solo han recuperado 76 cuerpos. El resto, según ella, siguen convertidos en “noche y niebla”.

Además, Gaviria aseguró que "No solo ha sido la desaparición física de nuestros familiares, sino que hasta las denuncias que se presentaron en determinado momento ante la Fiscalía también han desaparecido, pues como nos reveló el propio jefe paramilitar Salvatore Mancuso, ellos hacían que esas denuncias desaparecieran de los despachos judiciales".

Desde hace 15 años, las Madres de la Candelaria se reúnen cada viernes en la Iglesia de la Candelaria de la capital antioqueña y participan en otros espacios con asociados de otros países que conocen y comparten el drama de la desaparición.

En la Casa de la Memoria de Medellín, como parte de la conmemoración, desde la mañana de hoy se rindió un homenaje y se inauguró una exposición fotográfica. Gracias a su trabajo, en 2006 el colectivo recibió el Premio Nacional de Paz.
 

Comparte:
X