21 Sep 2009 - 3:00 a. m.

Más de un millón de cubanos cantaron al ritmo de Juanes

Como un hecho sin precedentes se calificó el espectáculo en el que participaron el domingo en la capital cubana artistas de España, Italia y distintos países de América Latina.

Redacción Cultura

Ni los más de 35°C de temperatura, ni las amenazas, ni la oposición anticastrista de Miami, ni los altos costos de hacer un megaconcierto (300 mil dólares que aportaron entre los 15 artistas que participaron) le quitaron a Juanes y a Miguel Bosé el placer de cantar ante más de un millón de personas en la simbólica Plaza de la Revolución, en el corazón de La Habana.

Después de semanas enteras de polémicas, protestas y voces de apoyo, el artista colombiano logró el domingo  imponer su espectáculo Paz Sin Fronteras —que nació como acto de paz en medio de la tensión política entre Venezuela, Ecuador y Colombia, hace cerca de un año— en una Habana que, más que necesitada de debates políticos, se mostró sedienta de espectáculos públicos, de música y de grandes eventos, pues sólo se recuerda una afluencia tan alta a esta plaza, en encuentros no políticos, durante la misa que ofició el papa Juan Pablo II en 1998, que no llegó al millón de personas,

“No puedo creer lo que ven mis ojos. Esta es la máxima expresión de amor y paz después de mis hijos”, dijo el artista a los pocos minutos de estar subido en la tarima, en donde abrió con uno de sus éxitos: A Dios le pido.  Después de un par de canciones más, invitó a su compañero en esta odisea, el español Miguel Bosé, con quien interpretó Odio por amor y Nada particular, “una canción que grabamos a dúo y que pareciera hecha hace años para todos los que están aquí hoy”, dijo Bosé.

El evento, en el que no se permitió ni locutor ni presentador y se vetaron las arengas políticas, empezó pasadas las 2:00 de la tarde con la voz y el ritmo de Olga Tañón. En un momento muy emotivo, la cantante puertorriqueña dedicó una canción a Niurka, una niña que asistía al concierto y a la que mandó un beso “de parte de tu papá”, quien así se lo pidió en la misma puerta del aeropuerto de Miami, donde está exiliado.

En medio de las altas temperaturas del verano cubano, que causaron desmayos entre los jóvenes que llevaban varias horas bajo el sol, las voces de los artistas X Alfonso, Danny Rivera, el ecuatoriano Juan Fernando Velasco —quien también participó en la primera edición de Paz sin Fronteras—, el cubano Amaury Pérez, los españoles Miguel Bosé y Víctor Manuel, el rapero italiano Jovanotti, la banda Cucú Diamantes y Yerbabuena y los raperos cubanos de Orishas antecedieron a Juanes, todos vestidos de blanco en nombre de la paz. Finalmente, pasadas las cinco de la tarde, el cierre estuvo en las manos de los artistas más queridos y reconocidos en la isla: Los Van Van.

Un hecho de paz

“Vencimos el miedo para estar aquí con ustedes esta tarde y nosotros esperamos que ustedes también lo puedan vencer (...) Venzamos el miedo y podemos llegar a entender lo importante que es cambiar el odio por amor”, esas fueron las palabras de Juanes para cerrar con un fuerte “Gracias, Cuba” su presentación, que fue vista por los cubanos en Miami, por toda Colombia, además de otros países de América Latina, y fue registrado en todo el mundo.

Además del presidente norteamericano, Barack Obama, quien tuvo que responder algunas preguntas al respecto (ver recuadro), el presidente venezolano Hugo Chávez expresó su aprobación en el discurso que da todas las semanas en Aló, Presidente. “Unos locos en Miami salieron a darles martillazos a los discos de Juanes por el solo hecho de que va a cantar en Plaza de la Revolución y declararon traidores a Olga Tañón, a Juanes y a Miguel Bosé”, manifestó el gobernante. Además, planteó la posibilidad de hacer alguna breve conexión con la señal que transmitía el concierto, pero finalmente no se produjo.

Lo cierto es que, además de las manifestaciones de reconocimiento por parte de líderes políticos y artistas, y además de todo lo que dio de hablar durante semanas este evento, lo más importante es que por primera vez cientos de miles de cubanos pudieron olvidar las limitaciones que vive la isla y disfrutar de artistas de talla internacional. Un triunfo para Juanes, para quienes lo acompañaron y para la música.

Obama: concierto no es perjudicial

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró que el megaconcierto de la Paz promovido por Juanes en La Habana no tiene la “bendición” de Washington, pero no “perjudica” las relaciones de su país y Cuba. El mandatario hizo sus declaraciones frente al tema en una entrevista, grabada el pasado viernes en la Casa Blanca, con el programa ‘Al Punto’ de Univisión.

Obama manifestó que no cree que este tipo de eventos e intercambios culturales puedan perjudicar las relaciones norteamericanas y cubanas y dejó claro que “el gobierno estadounidense no es un promotor de conciertos”.

“Yo no creo que se trate de que nosotros le demos nuestra bendición o no. Tengo entendido que él(Juanes) es un gran músico y que presenta un gran concierto”, observó.

El jefe de Estado recalcó la labor de su gobierno, el cual ha flexibilizado las restricciones de viajes y remesas a Cuba y aseguró que lo importante es que Cuba “comience a demostrar que quiere alejarse de algunas de las prácticas antidemocráticas del pasado”.

Comparte: