17 Jan 2010 - 11:54 a. m.

Mujer del primer ministro israelí, acusada de ser una déspota

Sara Netanyahu, al parecer, es muy humillante.

Efe –Jerusalén

La mujer del primer ministro israelí, Sara Netanyahu, ha sido acusada recientemente de ser una déspota y "explotar" y "humillar" a una antigua ama de llaves que ha llevado el caso ante la justicia, informó este domingo el diario israelí "Haaretz".

La segunda esposa de Benjamín Netanyahu vuelve a estar en el centro de la polémica, después de que en los años noventa fuera criticada por arrojarle una zapatilla a la niñera de sus hijos.

Este nuevo caso ha llevado a la Oficina del Primer Ministro a difundir un comunicado en el que afirma que las acusaciones de la antigua ama de casa que trabajó para la pareja en su residencia de Cesárea, al norte de Tel Aviv, están llenas de mentiras y calumnias y tienen el objeto de dañar al jefe de Gobierno y su mujer.

El ama de llaves, Lilian Peretz, de 43 años y madre de cuatro hijos, interpuso la demanda esta semana ante el Tribunal de Trabajo de Tel Aviv, en la que exige el pago de 300.000 shekels (81.300 dólares) en compensación, incluidos salarios impagados.

El caso salió a la luz el pasado viernes, cuando el popular diario "Yediot Aharonot", el de mayor tirada en Israel, citó en primera página a la demandante bajo un titular en el que decía de la esposa de Netanyahu: "Sara abusó de mí, me humilló y explotó".

Y a dos páginas recogía extensamente la querella, que además exigía 50.000 shékels (13.560 dólares) por daños morales.

En ella se señalaba que el trato de la señora Netanyahu hacia la demandante "era como en la historia de la Cenicienta, la hostigaba con tareas imposibles... y la gritaba".

La denuncia también recoge que a la empleada doméstica se le prohibió llamar a la primera dama israelí por su nombre de pila y que debía dirigirse a ella como "Señora Sara Netanyahu".

La demanda afirma que la relación que mantuvo con su empleadora estuvo marcada por constantes humillaciones y una atmósfera hostil, y que Netanyahu esperaba que Peretz estuviera a su servicio las 24 horas del día y que incluso la telefoneó en una ocasión a las dos de la mañana para reprimirla por no haber cubierto correctamente una almohada.

Entre otras acusaciones se dice que Netanyahu prohibió a su empleada utilizar la despensa de su vivienda, así como acudir maquillada a trabajar para no ensuciar la lencería y ropa de la señora.

La Oficina del Primer Ministro israelí precisa que Peretz se dirigió a la familia Netanyahu "con gran amor y apreciación" en su carta de dimisión en 2008 y ha difundido una fotografía de 2005 en la que se la ve abrazando a Sara Netanyahu en una celebración.

La mujer del jefe de Gobierno ha ganado dos demandas en las que estuvo implicada, una que la acusaba de haber abusado de una trabajadora y otra de calumnia contra un periódico local.

Temas relacionados

IsraelBenjamin Netanyahu
Comparte: