En vivo
Contrato del Mintic: juez decide si envía a la cárcel a tres implicados
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Minimizar
16 Sep 2012 - 3:39 p. m.

Nuevos equipos para controlar líquidos en los aeropuertos

Un aparato portátil, del tamaño de un secador de pelo, que permite detectar líquidos inflamables o explosivos, está ya en servicio en los aeropuertos rusos.

El Espectador

La prohibición impuesta en el transporte aéreo sobre los líquidos y geles en los equipajes de mano podría desaparecer gracias a nuevos equipamientos que implicarían una verdadera armonización del reglamento internacional, según especialistas reunidos en Montreal.

"Se han activado medios considerables" para hacer progresar los equipamientos necesarios en los aeropuertos, pero "no están listos todavía", explicó Raymond Benjamin, secretario general de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), durante una conferencia sobre la seguridad aérea. "Hace falta que los principales países se pongan de acuerdo" sobre los equipamientos y las sustancias a detectar", añadió.

Sin embargo, un aparato portátil ruso del tamaño de un secador de pelo, bautizado como LQtest, que permite detectar líquidos inflamables o explosivos, está ya en servicio en los aeropuertos rusos, indicó Vladimir Chertok, número dos de la Agencia Federal de Vigilancia de Transportes rusa.

Pese a ello, los pasajeros rusos continúan sometiéndose a la limitación de 100 ml en los envases que transportan en cabina para no tener problemas durante sus viajes internacionales, afirmó Chertok.

Según el representante de Rusia en la OACI, Alexeï Novgorodov, el aparato fue puesto a punto hace ya cuatro años por la compañía AVK Lab de Moscú.
El dispositivo permite verificar la conductividad y, con ello, la naturaleza del contenido de una botella, de una lata, de un bote o de un bidón sin que sea necesario abrirlos, mediante la comparación con una base de datos de 800 sustancias.

En una página web especializado en la venta de dispositivos de seguridad, el aparato se vende por 35.000 rublos (alrededor de 1125 dólares). Se trata de un pequeño modelo portátil que un agente de seguridad debería presionar contra el recipiente que se quiera controlar para obtener un resultado fiable.

Comparte: