19 Dec 2011 - 2:00 a. m.

"Para los pacientes, 2012 va a ser diferente": Mauricio Santa María

En enero continúa la cirugía al sector: extirpar otros focos de corrupción, reglas para las EPS, un nuevo plan de beneficios y medidas contra la politiquería en los hospitales.

Pablo Correa

Este año se publicó un libro titulado Efectos de la Ley 100 en salud. Un mamotreto de 539 páginas que resume la investigación que en 2007 emprendió Mauricio Santa María, entonces director de Fedesarrollo, y un grupo de expertos del sector. Gráficos. Cifras. Diagnósticos. Propuestas. Parece la biblia ideal para poner orden en un sistema de salud que hasta el año pasado amenazaba con colapsar.

Pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Al frente del Ministerio de Salud, Santa María se ha enfrentado a lo que nunca terminan de explicar bien los manuales: cómo poner de acuerdo tantos actores y tantos intereses. “Muchas cosas han sido sorpresa”, dice en esta entrevista en la que advierte que a partir de enero se impondrán nuevas condiciones a las EPS, se revisará la integración vertical, cambiará el plan de beneficios y destaparán otras ollas de corrupción.

¿Hubo algo de desconcierto con que por fin actualizaron el POS, pero en seis meses van a cambiarlo?

El POS nunca se había actualizado de manera integral como ahora. Es que la mejor manera de tener un plan de beneficios no es con un listado de cosas, es decir de medicamentos, procedimientos, etc, por muchas razones. La primera y más importante es que es imposible tener todo lo que se necesita ahí. Segundo, pensar en todas las combinaciones que pueda haber en la cabeza de un médico es imposible. Entendí después de mucho tiempo a qué se refieren ellos con el tema de autonomía médica. Es eso. Es que no es lo más apropiado que unos técnicos lleguen con un listado para que atiendan a los pacientes. Y tienen razón. Ahora actualizamos el listado del POS, pero después lo que queremos es movernos hacia un plan de beneficios que no dependa de un listado, sino que sea de carácter universal, con exclusiones y límites dados por la disponibilidad de recursos.

¿Y sí podrá estar listo para mitad del próximo año?

Es difícil pero lo que esperamos es que haya una versión para discusión lista a mediados del próximo año. Se discutirá con las sociedades científicas en el segundo semestre de 2012 y entrará en vigencia en 2013.

Se invirtieron más de $1.000 millones en la actualización de este POS, pero una simple revisión por parte de un médico especialista fue suficiente para detectar errores gruesos, como medicamentos que no se usan o no están en el mercado.

Quiéranlo o no, esta actualización del POS es un avance que no se había dado. Eso nadie lo puede rebatir. La Comisión de Regulación en Salud hizo una labor muy buena. Y sé, escríbalo en rojo, que a mediados de año la gente estará diciendo que mejoró todo. Lo que pasa es que no todo el mundo queda contento. Con respecto a los errores puede que se hayan cometido, pero precisamente por eso lo sacamos un mes antes de que entre en vigencia para que nos ayuden a enmendarlos. Para los pacientes el año entrante va a ser diferente.

Algunos sectores insisten en replantear el sistema. Por ejemplo, quitar el manejo financiero a las EPS.

Desde campaña dijimos que el esquema de aseguramiento va a permanecer porque ha traído muchos beneficios. Lo que sí dijimos es que el aseguramiento no puede ser intermediación. Las aseguradoras existen para dar salud. Lo que vamos a hacer es tener un esquema en el que sólo permanezcan las buenas, es decir las que han trabajado y seguirán trabajando por mejorar la salud de la gente. Vamos a revelar ese modelo en enero y estará basado en indicadores de salud, indicadores de calidad y de solvencia financiera.

¿Cuáles son las metas que se trazó para 2012?

Además del nuevo plan de beneficios y la reglamentación para las EPS, otra de las grandes prioridades es la calidad. Todos debemos hablar de indicadores de salud con los cuales medir a las EPS, hospitales, municipios, departamentos y al sistema en general. Un cuarto objetivo es la red pública hospitalaria. Debemos seguir ejecutando el programa de fortalecimiento hospitalario. Vamos a dar en 2012 una gran solución a la cartera de los hospitales que va a ser importante. También la integración de redes de hospitales. La última prioridad es el tema de promoción y prevención. Este fue un año financiero, porque había problemas de plata. El año entrante debe ser de promoción y prevención.

¿Pero cómo va a hacer para meterse en hospitales públicos si por lo general son grandes fortines políticos locales?

Es cierto que nosotros no podemos intervenir directamente. La idea es que en el programa de fortalecimiento los recursos van atados a mejoras en la gestión. No en recortes a la planta de personal, sino en términos de gestión. Pero sin duda muchos hospitales deben volverse más responsable en la asignación de gerencias y juntas directivas.

En las escuelas de medicina todavía se escucha decir que la medicina se aprende en la barriga de los pobres. ¿Cree que con todas las reformas que tiene planeadas puede cambiar esa segregación entre la medicina que reciben unos y otros?

Ese era uno de los grandes problemas antes de 1993. El hospital público era eso. Y hoy en día ha dejado de serlo. Lo que pretendo es que la equidad sea verdad en muchos campos, no sólo el hospitalario. Que en el hospital público y privado lo atiendan sin importar quién es usted. Segundo, que el plan de beneficios sea igual para todo el mundo. Tercero, que las aseguradoras tengan la obligación de atender tanto a los de régimen subsidiado como contributivo.

Otra queja de los médicos es la contratación a través de cooperativas y también SAS. ¿Qué va a hacer?

Eso es potestad del Ministerio del Trabajo, pero estamos con ellos. El sector salud es uno donde hay presencia alta de cooperativas. Es un tema complicado. Hay que balancear objetivos. Pero la realidad es que este Gobierno ya ha dicho que aquellas cooperativas que hagan intermediación laboral no pueden existir.

En la ley de reforma al sector se habló de regulación de la educación médica. ¿Qué se ha adelantado?

Lo primero, con lo que estoy de acuerdo, es que se ha presentado una proliferación de facultades de medicina que ha rebajado la calidad del personal. Lo segundo, que hay falta de especialistas en algunas áreas y excesos en otras. Acordamos que son temas que vamos a reglamentar en conjunto con los actores del sistema.

Un tema del que poco se habla, pero afecta a muchos médicos, es que durante el tiempo que dura la especialización no reciben un pago adecuado. Trabajan en condiciones muy difíciles.

Ese tema es importante. No sólo es que no les paguen, sino que ellos pagan matrícula. Es algo por reglamentar en 2012. Al menos debemos avanzar en que no paguen matrícula.

Además, si usted va a un hospital público o privado se da cuenta de que muchos de ellos tienen que hacer turnos de 12, 24 y a veces hasta 36 horas. ¿No es eso peligroso?

Ese es un tema que vamos a tocar con los médicos en 2012, porque claramente va en contra de la calidad en la prestación del servicio de salud.

Ministro, ¿qué opina de las cirugías plásticas por vanidad?

Cada persona es libre de escoger su camino de la manera que considere apropiado. Lo que sí le digo es que el sistema de salud nunca va a pagar cirugías de ese estilo, a menos que sean reconstructivas como en cáncer de seno. Y lo segundo es que nos falta mucha regulación.

¿Qué ha sido lo más difícil de pasar de ser un analista del sistema de salud a estar encargado de él?

Uyyy. Tantas cosas. Muchas han sido sorpresa. Algo que me ha sorprendido mucho es el nivel de fragmentación que hay en el sector. Hay muchos actores que no tienen las mejores relaciones entre ellos y es difícil hacer que todos empujemos para el mismo lado. Por eso una labor fundamental es construir confianza.

¿Y cuál es el tratamiento para esa desconfianza?

El que veo es trabajar. Es ir poniéndose metas volantes como dicen en el ciclismo. Así se da cuenta de que se está avanzando. Recoge una meta y sigue a la siguiente. Los actores deben comprometerse con la labor de construir confianza. También hay cosas técnicas que me han llamado la atención. Cosas que en el estudio uno no las ve tan claras como se ven una vez entra acá. Una es la integración vertical. Hay muchos casos de integración vertical que se prestan para corrupción. Yo la veía buena, ahora creo que es un tema a revisar a profundidad.

¿Qué fue lo mejor de este año?

Hay unos resultados muy grandes para resaltar. Lo primero, el tema de cobertura. Hemos aumentado en 2’200.000 personas. Casi estamos en 97% en cobertura de aseguramiento. Dos, la actualización del plan de beneficios. Es la primera vez que se hace en 18 años. Tres, la unificación de los mayores de 60 años. Cuarto, el tema de corrupción. Hicimos un esfuerzo grande por destapar corrupción. Eso sigue andando. Esas investigaciones continúan. Tenemos identificados otros dos grandes. Esperamos que eso dé resultados pronto. Quinto, el tema de recobros que bajaron en $700.000 millones. Es la primera vez que caen en la historia. Otro gran logro es que aseguramos recursos por más de $2 billones adicionales por año para el sector. Y un gran logro, sino el más grande, es el de giro directo para los municipios menores de 100.000 habitantes. A partir de 1° de enero del año entrante comenzará a funcionar para todos los municipios.

Comparte: