30 Aug 2015 - 5:05 p. m.

Periodista se infiltra en grabación de Tom Cruise

Pese al fuerte dispositivo de seguridad activado para proteger al artista durante su estadía en Colombia para la grabación de la película Mena, el comunicador fingió ser un extra vestido de militar.

El Espectador

Eran cera de las 3:00 de la tarde del jueves 27 de agosto. En una lujosa casa ubicada en la Loma de los Balsos, en el exclusivo barrio de Medellín El Poblado, un helicóptero de la Policía sobrevolaba bajo. En tierra un grupo de narcotraficantes festejaban sin percatarse de que venían a capturarlos. Por un costado de la vivienda se acercaban policías y militares.

La escena hace parte de la película Mena, protagonizada por la estrella Tom Cruise. Todo transcurría en normalidad, de no ser por un detalle que encendió las alarmas. Uno de los agentes de Policía encargado de la seguridad de la vivienda que sirve de locación, se percató de que no todos los uniformes militares eran iguales, pues todos eran de un color más opaco, evocando a los militares nicaragüenses de finales de los 80.

Al acercarse al grupo de extras, contratado para vestir las prendas militares, encontraron que uno de ellos tenía un uniforme de uso privativo del Ejército colombiano, al ser requisado por la Policía, le encontraron cámaras de video y fotografía camufladas. El intruso había logrado burlar la seguridad del lugar con la complicidad de uno de los conductores contratados para transportar al equipo de producción de la empresa Dínamo, encargada del rodaje de la cinta, al ser interrogado confesó no solo este detalle, sino que el uniforme “se lo había prestado un amigo, sargento viceprimero del Ejército”, explicó uno de los testigos.

Pero ahí no paraba todo, no se trataba de un simple curioso, sino del periodista Jean Lemus Díaz, del Canal RCN, enviado directamente desde Bogotá para lograr imágenes exclusivas de la grabación del artista estadounidense. Allí comprendieron por qué, el día anterior, dicho canal fue el único medio que mostró imágenes de las escenas rodadas en el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín ese miércoles en la madrugada, donde se observaba a Tom Cruise piloteando un avión. Es decir, que desde el principio se había logrado infiltrar y pasar inadvertido, hasta ese momento en que el color del uniforme lo delató.

El periodista fue capturado y conducido por la policía a la URI de la Fiscalía donde permaneció hasta el viernes en la mañana, cuando un juez de control de garantías lo dejó en libertad al no encontrar méritos para vincularlo a un proceso formal. Al salir, tomó un avión y regresó a Bogotá.

Sin embargo, al interior de la grabación las cosas cambiaron, el capitán de la Policía encargado de la seguridad le informó al equipo de producción que, a partir de la fecha, se prohibía el uso de celulares durante las jornadas de trabajo, al tiempo que serán más estrictos en la identificación de los personajes que intervienen en la grabación.

Comparte: