1 Dec 2015 - 10:07 p. m.

Plan de la ONU para VIH necesita más dinero, menos complacencia

Cuando los pacientes se adhieren a su régimen de medicamentos, pueden casi eliminar el riesgo de transmisión del virus a sus parejas.

Bloomberg News

El mundo se comprometió a poner fin a la epidemia del sida para 2030, la meta aprobada este año por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). ¿Pero es realista o incluso posible?

Hay muchas razones para ser optimistas en este día mundial del sida. El número de infecciones ha bajado 35 por ciento desde el 2000, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Las muertes vinculadas con el VIH, que tuvieron un pico en 2004, han descendido 40 por ciento desde esa fecha. Y el mayor acceso a los medicamentos antirretrovirales está prologando la vida, suprimiendo el virus y previniendo su propagación.

El acuerdo de la ONU no habla de erradicar el virus totalmente en 15 años. Citando los modelos matemáticos que muestran lo que es posible, el objetivo es detener una transmisión amplia y eliminarlo como amenaza para la salud pública.

"Es factible basado en las herramientas que tenemos, pero los retos son enormes", dice Carlos del Río, presidente del departamento de salud mundial en la Escuela de Salud Pública Rollins de la Universidad Emory.

Cuando los pacientes se adhieren a su régimen de medicamentos, pueden casi eliminar el riesgo de transmisión del virus a sus parejas. La OMS recomienda que todas las personas diagnosticadas con el VIH comiencen el tratamiento de inmediato, en lugar de esperar a que se desarrollen los síntomas. Hoy, casi 16 millones de personas están con medicamentos antirretrovirales, mientras que en el 2000 eran 700.000.

La mala noticia es que a pesar de los avances, menos de la mitad de las personas infectadas con VIH están recibiendo tratamiento. Para detener la epidemia en 2030, se "necesita acelerar notablemente " el acceso a los medicamentos, dijo la OMS en un informe reciente. Esto significaría casi duplicar el número de personas que reciben medicamentos contra el VIH a 30 millones a nivel mundial para el año 2020. Muchos países, incluidos los EE.UU, no son capaces de probar, tratar, y mantener la atención de la mayoría de las personas que contraen el VIH. "Nuestros sistemas de salud alrededor del mundo son frágiles", dice del Río.

Abandonados por la sociedad

Terminar con la amenaza del Sida, requiere conseguir drogas no solo para los más pobres, sino también para aquellos abandonados por la sociedad y mantenerles la medicación. "Esto es entregar medicamentos a las personas necesitadas, y casi por definición, sabemos que las personas que están infectadas son a menudo las que están marginadas, estigmatizadas y, muy a menudo criminalizadas", dice Mitchell Warren, director ejecutivo de AVAC, una organización global enfocada en la prevención del VIH.

Para empeorar las cosas, no todas las estadísticas van en la dirección correcta. Unicef anunció recientemente que se ha triplicado el número de adolescentes que mueren por sida desde 2000, el único grupo en que la mortalidad vinculada con el VIH no está disminuyendo. Las estadísticas recuerdan que un aumento de la epidemia puede revertirse, particularmente con el tratamiento del VIH, que es menos letal de lo que solía ser. "La gente se ha vuelto complaciente", dice Warren". “La gente no lo ve como la amenaza que una vez fue”. Una significativa detención de la transmisión del VIH es poco probable que se sostenga en el largo plazo sin una vacuna o una cura y sin los avances médicos que todavía no llegan, dice Warren.

También hay barreras financieras. El financiamiento total para combatir el VIH era de aproximadamente US$ 21.700 millones este año. Eso tendría que aumentar en casi un 50 por ciento, a US$ 31.000 millones anuales para 2020, de modo de estar en el camino de cumplir el objetivo de la ONU para el 2030, dice Jen Kates, vice presidente y director de la salud mundial y política sobre el VIH en la Kaiser Family Foundation.

“El cuadro de financiación no es muy bueno en este momento", dice al explicar que la prevención de nuevas infecciones en el plazo inmediato es crucial para la meta del 2030. "Se necesita más dinero ahora para ahorrar en el futuro". Todavía con la información científica disponible, el mundo tiene la capacidad para poner fin a la epidemia, en gran medida considerada como una amenaza para la salud pública de una generación. La pregunta es si en la práctica las barreras políticas y financieras se pueden superar. "No quiero minimizar el hecho de que hacerlo va a ser un reto ", dice Julio Montaner, director del British Columbia Center for Excellence in HIV /AIDS, quien fue pionero en la idea de ” tratamiento como prevención”.

“En la actualidad existe consenso en que se puede hacer, se debe hacer y hay que hacerlo", dice.

Temas relacionados

ONUVIHSida
Comparte: