En vivo
Contrato del Mintic: juez decide si envía a la cárcel a tres implicados
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Abogados de Emilio Tapia, Luis Fernando Duque y Juan José Laverde se defienden de acusaciones de la Fiscalía sobre su supuesto rol en el escándalo del contrato con Centros Poblados.
Minimizar
3 Aug 2011 - 9:58 p. m.

Pobreza crea brecha intelectual

La desigualdad en el desarrollo cognitivo entre los menores de estratos altos y bajos, comienza a los 3 años. En la región Atlántica es más evidente.

Redacción Vivir

Principales conclusiones de la situación de la infancia en Colombia: los niños de los territorios rurales del país están en “clara desventaja” en su desarrollo cognitivo en relación con los niños de zonas urbanas; por regiones también se evidencia esta brecha y el Atlántico presenta uno de los panoramas más críticos; en las ciudades, la fisura entre los más pobres y los más ricos es evidente.

Este párrafo es sólo un resumen de una encuesta detallada que está realizando el Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (CEDE) de la Universidad de los Andes, sobre la situación de la infancia en Colombia. Y a su vez, este es sólo un capítulo de la primera Encuesta Longitudinal Colombiana, que medirá no sólo la infancia, sino el mercado laboral, la pobreza y la riqueza, la salud y la tenencia de la tierra, en 10.800 familias urbanas y rurales.

El análisis tiene dos frentes: la medición del estado nutricional de los niños entre los 0 y 5 años, y el cálculo del desarrollo cognitivo de los menores entre los 3 y los 9 años. Los hallazgos revelan, por ejemplo, que en las zonas urbanas la brecha cognitiva entre los niños de estratos altos y bajos aparece a la temprana edad de 3 años y que dos años después, a los 5, este abismo se ha ampliado inevitablemente.

Otras conclusiones: al hacer un análisis con otros países se encontró que el desempeño de los niños es inferior en Nicaragua y que los niveles de Colombia son semejantes a Perú y Ecuador. México, en cambio, mostró los mejores indicadores.

Si se miran sólo los datos que hablan del estado físico y nutricional de los menores, las conclusiones no distan mucho de lo ya descrito. Se mantiene la brecha entre las ciudades y el campo y entre los estratos sociales. Las zonas urbanas presentan niveles de desnutrición crónica de 12% y aguda de 3,2%, mientras que en las rurales el primer indicador alcanzó el 15% y el segundo 3,6%.

Y en el otro extremo se ubicaron los indicadores de obesidad: esta problemática afecta al 3,5% de los niños del campo y al 6% de los menores de ciudad. En los hogares más ricos la cifra llega al 8,6% y en los de menores ingresos al 4,5%.

A los mismos niños que fueron tenidos en cuenta en esta encuesta se les hará un seguimiento durante doce años. El objetivo es recolectar “información muy valiosa para el diseño de las políticas públicas en Colombia”, indica el informe del CEDE. Con los primeros estudios ya podría plantearse una conclusión, en palabras de Ana María Ibáñez, directora del Centro: “las brechas, que empiezan casi desde que los niños nacen, persisten toda la vida”.

Comparte: