10 Oct 2021 - 2:00 p. m.

¿Por qué ha cobrado tanta importancia la salud mental?

Este año, el lema del Día Mundial es “Atención de salud mental para todos: hagámosla realidad”, una oportunidad para seguir generando conversaciones y herramientas que contribuyan a erradicar los mitos y estigmas con respecto a la salud mental.
La pandemia ha tenido un gran impacto en la salud mental. / Getty Images
La pandemia ha tenido un gran impacto en la salud mental. / Getty Images

Cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, y aunque desde 1995 la Federación Mundial para la Salud Mental y la Organización Mundial de la Salud (OMS) instituyeron este día con el propósito de contribuir a la toma de conciencia acerca de los problemas de salud mental y a erradicar los mitos y estigmas en torno a este tema, la salud mental cada día cobra más relevancia.

Las nuevas realidades del teletrabajo, el desempleo temporal, la falta de contacto físico, enfrentarse al temor de contraer COVID-19 y a la preocupación por las personas más vulnerables han provocado mayores niveles de ansiedad, desesperanza y estrés.

“La pandemia ha tenido un gran impacto en la salud mental de las personas. Algunos grupos, como los trabajadores de la salud y otros trabajadores de primera línea, los estudiantes, las personas que viven solas y las que tienen afecciones mentales preexistentes se han visto especialmente afectados. Y los servicios de atención para los trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias se han visto considerablemente interrumpidos”, asegura la OMS.

Este año, el lema del Día Mundial es “Atención de salud mental para todos: hagámosla realidad”, una oportunidad para seguir generando conversaciones y herramientas que contribuyan a erradicar los mitos y estigmas con respecto a la salud mental, y mejorar el acceso a servicios profesionales de personas de todo el mundo, muestra de ello es que durante la Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2021, los gobiernos reconocieron la necesidad de ampliar los servicios de salud mental de calidad a todos los niveles.

Vale la pena resaltar que, según la OMS, el esfuerzo por diagnosticar y tratar trastornos de salud mental en edades tempranas reduce el coste financiero en el futuro y evita todo tipo de problemas derivados, como puede ser el suicidio; por lo tanto, a pesar de que cada día el tema cobra más relevancia, se deben seguir haciendo más esfuerzos.

Mientras tanto, Andrés Montenegro, magíster en psicología clínica de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz y experto en evaluación e intervención en problemas emocionales y afectivos en población adulta, comparte algunas recomendaciones que ayudan a fortalecer la salud mental.

  • Rutina saludable: invierta tiempo en actividades que lo hagan sentir cómodo y mantenga una dieta sana y un horario de alimentación y de sueño adecuado.
  • Prevención: no olvide hacerles seguimiento a sus medicamentos y a sus horarios. También tenga presente la importancia de los chequeos médicos preventivos.
  • Comunicación social: aunque sigue siendo pertinente mantener un distanciamiento físico, este no debe ser social, por ello busque espacios para que se comunique con amigos y familiares por medio de la tecnología o de los encuentros responsables.
  • Espiritualidad: permítase tener espacios para fortalecer su mente según sus creencias.
  • Actividad física: el deporte es un gran aliado de la salud mental. Los ejercicios de estiramiento o aeróbicos y caminar o trotar cerca de casa, con todas las precauciones, son una buena opción.

Determinantes de la salud mental, según la OMS

La salud mental individual está determinada por múltiples factores sociales, psicológicos y biológicos. Por ejemplo, las presiones socioeconómicas persistentes constituyen un riesgo bien conocido para la salud mental de las personas y las comunidades. Las pruebas más evidentes están relacionadas con los indicadores de la pobreza, y en particular con el bajo nivel educativo.

La mala salud mental se asocia asimismo a los cambios sociales rápidos, a las condiciones de trabajo estresantes, a la discriminación de género, a la exclusión social, a los modos de vida poco saludables, a los riesgos de violencia y a la mala salud física y a las violaciones de los derechos humanos.

También hay factores de la personalidad y psicológicos específicos que hacen que una persona sea más vulnerable a los trastornos mentales. Por último, los trastornos mentales tienen causas de carácter biológico, dependientes, por ejemplo, de factores genéticos o de desequilibrios bioquímicos cerebrales.

Recibe alertas desde Google News