10 Dec 2018 - 12:00 p. m.

¿Qué debo hacer 72 horas después de una violación?

El tiempo es oro. Si fuiste violada, es importante que actúes rápido. Las primeras 72 horas son fundamentales, pues es ahí cuando se pueden prevenir daños en tu salud mental y física. Después de vivir una situación así, las víctimas no saben a dónde ir, a quién llamar, qué hacer. Conocer esta lista te puede salvar la vida.

Las Igualadas

Laura*, de 16 años, estaba en uno de esos días en los que se sentía triste, vulnerable y con ganas de llorar.

Por eso aceptó la invitación de Pedro, un amigo, dos años mayor que ella, quien le dijo que lo visitara en su casa para hablar y desahogarse. Él la violó. Y aunque ella creía que eso era lo peor que podía pasarle, se encontró con algo aún más difícil: no saber a dónde ir después, qué hacer, a quién buscar.

Por ser menor de edad, Laura y su mamá decidieron acudir al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Desde ese momento, Laura se vio obligada a ir de una oficina a otra, primero a una Comisaría de Familia y luego a Medicina Legal, en donde tuvo que contar la historia una y otra vez. En la Comisaría le dijeron que lo que se venía era “un proceso muy largo” y le hicieron preguntas que no venían al caso, como: “¿Cuántos novios has tenido?”. Laura expresó su interés de denunciar, pero la dejaron esperando y no respondieron sus llamadas. Al final, solo recibió silencio y se sintió perdida.

Como Laura, las víctimas de violencia sexual se encuentran usualmente frente al absoluto desconcierto y se pierden en caminos que no son claros. Según Martha Lucía Rubio, representante auxiliar del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en Colombia, “toda violencia sexual debe ser considerada como una urgencia”. Y agrega: “La recomendación para las víctimas de violación es actuar rápido. En las siguientes 72 horas es muy importante ir a un servicio de salud”.

Las víctimas deben exigir un examen físico y que traten los daños tanto de la mente como del cuerpo. Luego, es necesario pedir una prueba de VIH y solicitar los medicamentos que atacan esta y otras infecciones de transmisión sexual. Si el cuerpo los recibe, antes de que pasen 72 horas, son muy eficientes previniendo daños.

También es recomendable preguntar por la pastilla de emergencia para evitar embarazos no deseados. Finalmente, en el servicio de salud, las víctimas pueden solicitar información sobre los trámites para denunciar y el personal debe ayudarlas a contactarse con las autoridades, así como ofrecerles protección en caso de que se sientan inseguras.

¿Por qué las víctimas no denuncian antes de 72 horas?

No existen cifras en Colombia sobre el acceso a las víctimas en las primeras 72 horas. Pero de acuerdo con Carlos Cediel, médico emergenciólogo del Hospital Tunal Sede Sur, es importante que las víctimas vayan a urgencias en ese espacio de tiempo, pues después se hace más difícil recoger las pruebas y prevenir daños posteriores para su salud.

Federico González, médico especialista en medicina interna y coordinador del servicio de urgencias, explica que las víctimas evitan ir al médico por miedo a verse obligadas a revivir el trauma y someterse a esperas prolongadas en un momento en el que se encuentran vulnerables física y emocionalmente.

Como los servicios de urgencias son los más congestionados, peor aún en el sistema de salud colombiano, que no da abasto, el personal médico condena a las víctimas a esperar durante horas, o incluso les asignan una cita prioritaria a la que deben asistir al día siguiente, pues no conocen el protocolo frente a víctimas de violencia sexual y, al no considerar estos casos como una urgencia vital, tratan las violaciones como si fueran gripas.

La situación se complica en las zonas rurales, en donde el acceso a la información es más restringido y usualmente solo hay una entidad de salud disponible para todo tipo de casos, y las víctimas no sienten confianza de asistir allí.

Dos profesionales de un hospital de tercer nivel en Bogotá, que prefieren la reserva de su nombre, agregan que los servicios de urgencias desconocen el proceso y son insensibles frente a las víctimas. “Muchas veces son los mismos médicos quienes se encargan de juzgarlas, haciéndoles comentarios sobre el número de parejas sexuales que han tenido o sobre la ropa que llevaban puesta”, cuentan.

Ahora bien, de acuerdo con Mónica Barrios, directora de Eliminación de Violencia contra las Mujeres y Acceso a la Justicia en la Alcaldía de Bogotá, “es importante aclarar que las 72 horas no deben convertirse en una barrera institucional”. Esto significa que, si bien la recomendación es ir a urgencias cuanto antes, las víctimas de violencia sexual pueden acudir al sistema de salud en cualquier momento. Sin límite de tiempo, su petición debe ser tratada como una emergencia.

Para Barrios, el problema es que culturalmente, todavía no les creemos a las víctimas y las mujeres sienten miedo de ser revictimizadas cuando deciden denunciar. En Estados Unidos encontraron una ruta para aliviar este proceso para las víctimas, al crear centros especializados en atención a mujeres que fueron víctimas de violencia, y en donde ellas también son atendidas por otras mujeres. “Después de una violación lo que menos quieres es que otro hombre te ponga un dedo encima”, dice una víctima que también prefiere permanecer en el anonimato.

En ese sentido, María Lucía Rubio, representante auxiliar de UNFPA, cree que es importante trabajar en dos vías: “por un lado, que se aplique la normatividad existente”. Se refiere a la resolución 0459 de 2012, emitida por el Ministerio de Salud y Protección Social que hace énfasis en este tema. “Y en segundo lugar”, agrega Rubio, “es fundamental que las mujeres conozcan la ruta de atención y se enteren de sus derechos”.

*El nombre fue cambiado para proteger la identidad de la denunciante. Su historia la recibimos a través de: amitambienelespectador@gmail.com

Si tienes una historia por contar, también puedes escribirnos a esa dirección de correo.

Comparte: