17 Jan 2009 - 12:22 a. m.

Remedios naturales contra la depresión

El ejercicio y ciertos alimentos poseen propiedades que combaten esta enfermedad y complementan los tratamientos psiquiátricos.

El Espectador

La depresión se ha convertido en una de las principales enfermedades del siglo XXI y en la cuarta causa de discapacidad laboral en el mundo. La Organización Mundial de la Salud constantemente ha emitido señales de alerta que buscan mejorar la prevención y el control de este mal, cuya incidencia ha aumentado en más del 60% en los últimos años.

Para tratarla se necesita de la ayuda de un profesional y en casos extremos de la toma de medicamentos. Sin embargo, los psiquiatras han comprobado que el ejercicio, algunas prácticas orientales de meditación y el consumo de cierto tipo de alimentos contribuyen al éxito del tratamiento.

Victoria Pérez, psiquiatra y experta en trastornos de ansiedad, explica que se trata de ayudas que funcionan muy bien en casos de síntomas leves, pero advierte que a veces se debe recurrir a la medicación.

Lo importante, agrega, es que si una persona sufre de insomnio, tiene ideas relacionadas con la muerte, cambios drásticos en su apetito, deja de ser proactiva, tiene sentimientos de tristeza y abandona su vida sexual durante más de dos semanas, necesita la ayuda de un especialista. “En este escenario, ni la meditación, ni el ejercicio, ni la comida serán suficientes”.

Hacer ejercicio

Cuando se está bajo de ánimo lo mejor es mantenerse en constante movimiento, a pesar de que sea lo último que se quiera hacer.

Si usted ya tiene una rutina establecida en el gimnasio, es recomendable que la cambie por una que exija mayor concentración y esfuerzo.


La natación también es una muy buena opción por ser un deporte que, además de convertirse en una práctica de mucha exigencia, tiene un efecto calmante.

En general, trate de salir de su casa y realizar todo tipo de ejercicios al aire libre, como montar en bicicleta y patinar.

Relajación

Para olvidarse de las preocupaciones son indispensables momentos de relajación en los que la mente pueda estar en blanco. Existen varias formas para lograrlo. En general, prácticas como el yoga y el tai-chi son ejemplos de cómo se pueden reforzar los lazos de comunicación entre la mente y el cuerpo.

Los movimientos lentos del tai-chi y las posturas del yoga no sólo contribuyen a mejorar la salud de quienes los practican sino que, además, ayudan a mitigar la ansiedad y despertar optimismo.

Usted también puede intentar relajarse gracias a unos pocos minutos de meditación en su hogar o en cualquier lugar en el que se encuentre. Póngase cómodo y dedique unos minutos para dejar la mente en blanco, libre de las preocupaciones diarias.

Acupuntura

Los psiquiatras coinciden en que recurrir a prácticas que contribuyan a la relajación de la mente y el cuerpo es ideal para complementar los tratamientos contra la depresión.

La acupuntura, por ejemplo, es una de las milenarias prácticas orientales que pueden ayudar a mejorar la salud del cuerpo y a equilibrar la mente. También los masajes tienen efectos relajantes y beneficiosos. Además, son buenas estrategias para combatir el insomnio.


Alimentos ideales

Los especialistas en nutriterapia aconsejan llevar una dieta balanceada que aporte vitaminas, minerales y proteínas que contribuyan a la formación de sustancias como la serotonina, que ayudan al equilibrio y bienestar mental.

Jugo de uva:  científicos de la U. de Tufts (E.U.) encontraron que ayuda a detener el envejecimiento cerebral. La clave es no quitarle la piel a las uvas.

Leche: para el equilibrio anímico es imprescindible incluir calcio en la dieta, ya que su carencia provoca fatiga. Un vaso diario es la porción ideal.

Cacao caliente: los fitoquímicos que se encuentran en los granos de cacao mejoran el estado de ánimo y disminuyen la presión sanguínea.

Pavo: tiene un alto contenido de triptofán (aminoácido que contribuye a la producción de serotonina) y esto ayuda a  aumentar el desempeño cognitivo en épocas de estrés.

Legumbres secas: comer cada 15 días lentejas o fríjoles aumenta el consumo de hierro, el cual disminuye los síntomas de depresión.

Naranja: al igual que el kiwui o la papaya contiene vitamina C, que es esencial para luchar contra la depresión, ya que su carencia se traduce en una sensación de fatiga y tristeza.

Temas relacionados

depresión
Comparte: