23 Jan 2014 - 3:03 a. m.

Testigo Manuel Sánchez señala a contralor de Bogotá

Diego Ardila, jefe de esa entidad, manifestó que se mantendrá al margen de las controversias y que seguiría llevando adelante las investigaciones por detrimento patrimonial que habría causado el cartel de la contratación.

Redacción Bogotá

Como lo reveló este diario ayer, a disposición de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pondrá una declaración extraproceso de Manuel Sánchez Castro, abogado que negoció con la Fiscalía beneficios penales a cambio de sus delaciones sobre el cartel de la contratación en Bogotá. La versión de Sánchez para la CIDH incluía la denuncia acerca de dos supuestas conspiraciones en contra del alcalde Gustavo Petro: una contra su plan Basura Cero y otra contra su administración en general.

Sánchez aseguró que Ricardo Cañón, personero de Bogotá, se había prestado para hacer parte del alegado complot, señalamiento que Cañón niega rotundamente. Pero el dedo acusador no cayó sólo sobre Cañón: Diego Ardila, contralor distrital, también habría hecho parte del plan. Sánchez le dijo a la CIDH, bajo juramento, que Ardila también se prestó para ser nombrado contralor a cambio de cuotas burocráticas del Concejo dentro de la Contraloría, con el fin último de torpedear la alcaldía de Gustavo Petro.

Sánchez sostuvo que había conocido a Ardila en 2011, en la sede de campaña de su amigo, el concejal Orlando Parada. “Ese mismo día (Ardila) le hace entrega en mi presencia de un dinero para financiar los gastos de la campaña (de Parada), monto que no recuerdo pero que ascendía a varios millones de pesos”. Reiteró que en la Contraloría, así como en la Personería, se había nombrado a personas como cuotas burocráticas de la coalición de concejales que buscaban, supuestamente, “generar una mala imagen (de Petro) para que se reflejara en los diferentes medios de comunicación hablados y escritos”.

En diálogo con este diario, el contralor Ardila expresó: “No es viable ponerme en estas controversias. Continuaremos en nuestra función constitucional y legal de adelantar los procesos relacionados con el carrusel de la contratación”. Por otra parte Sánchez, en su versión (ratificada ante la Fiscalía el pasado lunes), expresó que la mayoría de información sobre las presuntas conspiraciones en contra de Petro las conoció a través del concejal Parada: “En varios diálogos con el doctor Orlando Parada Díaz, él me contaba lo que se estaba planeando en el Concejo de la ciudad, todos estos temas y otros los coordinábamos en (su) compañía”.

Sánchez, además, aseveró que con este concejal asistió a varias reuniones en las que habría escuchado a personas de las empresas privadas de aseo diciendo que debían ponerse de acuerdo “para sabotear el programa Basura Cero”. Parada fue, precisamente, uno de los quejosos ante la Procuraduría por las “presuntas conductas irregulares” que cometió el alcalde Petro al cambiar el esquema de recolección de residuos, lo que llevó al Ministerio Público a destituirlo e inhabilitarlo para cargos públicos durante 15 años.

Mañana será la imputación de cargos en contra de Parada por haber participado, supuestamente, en el carrusel de la contratación, aunque él ha asegurado que no existen pruebas en su contra que lo vinculen con la entrega y solicitud de comisiones para resultar beneficiado con la entrega de multimillonarios contratos viales en la capital de la República.

 

Comparte: