31 Aug 2011 - 10:11 p. m.

U. con lucro: ¿una puerta abierta?

El Gobierno eliminó de la reforma a la ley 30 la creación de universidades con ánimo de lucro. Con el caso del Politécnico Grancolombiano hay quienes se preguntan: ¿ya existen estas instituciones en Colombia?

Juan David Torres Duarte

“Blanco es, gallina lo pone y frito se come. Ahí lo que hubo fue una transacción comercial”, afirma Francisco Piedrahíta, rector del Icesi, en Cali, refiriéndose al convenio que en agosto de 2006 firmó el Politécnico Grancolombiano con Whitney International University System (empresa privada de educación virtual, con sede en Miami). En un artículo divulgado a través de una publicación universitaria, Piedrahíta trajo a colación el acuerdo para insistir en la inconveniencia de las universidades con ánimo de lucro.

Durante las discusiones sobre la reforma a la educación, el presidente de Ascún y rector de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, José Fernando Isaza, dijo que existía la posibilidad de que las multinacionales no crearan nuevas universidades sino que compraran aquellas que ya estaban constituidas en el país. Esto es lo que Piedrahíta indica que sucedió con el Politécnico Grancolombiano y sucederá con la Fundación Universitaria Los Libertadores, que en un comunicado también anunció su unión con Whitney.

El caso Politécnico

El rector del Icesi, luego de estudiar las condiciones de Whitney y revisar algunos documentos, dedujo que dicha fusión no es una alianza sino una estrategia de compra por parte de Whitney. En otras palabras: que no es necesaria una ley para que existan universidades con ánimo de lucro porque ya existen y una de ellas es el Politécnico Grancolombiano.

En un artículo, publicado el 10 de agosto, el rector del Icesi nombró a tres multinacionales que han adquirido universidades en países como Brasil y México y que, en general, han implementado estrategias que reducen costos y ofrecen programas de muy baja calidad. Y dentro de ese esquema incluyó el caso del Politécnico Grancolombiano. Es común que el sector privado invierta en universidades públicas o privadas, pero para Piedrahíta es claro que Whitney compró parte del Politécnico Grancolombiano.

Pablo Michelsen, rector del Politécnico Grancolombiano, defiende que ésta es simplemente una unión educativa. “Whitney —explica— es una prestadora de servicios para aumentar la cobertura y el número de estudiantes beneficiados”. El Politécnico Grancolombiano se unió a esta red, como también lo hizo con Renata y Rumbo, otras dos redes universitarias, con el objetivo de probar “algo distinto”.

¿Alianza o compra?

Pero el rector del Icesi se mantiene en su posición. “Michelsen dice que hace parte de Whitney luego de un proceso de due diligence, realizado con la firma Ernst & Young. Uno hace ese trámite cuando va a vender. Es una formalidad que consiste en revisar que lo que le venden está bien”.

“¿Cómo se va a celebrar una alianza de estas sin un proceso de due diligence? —dice Pablo Michelsen—. ¿Quién dijo que solamente es para adquisiciones y compras de empresas? Es vincularse a una red. Ellos han aportado instrumentos educativos”. En cambio, Michelsen reconoce que varios integrantes de Whitney están en el consejo de la universidad. “Entraron a formar parte para influir en los modelos educativos —afirma—. No pueden influir en las decisiones financieras. Las universidades sin ánimo de lucro no pueden hacer eso”.

El monto que genera el Politécnico Grancolombiano, según Michelsen, aumentó casi US$10 millones entre 2006 y 2010: de US$1,9 millones a US$11,7 millones. Y el número de estudiantes pasó de 6.500 a 15.000. Buena parte de esos estudiantes están matriculados en programas virtuales, que requieren menos infraestructura. El rector de esta institución asegura que todo el dinero se reinvierte. “Así hemos mejorado —concluye— nuestros programas, renovado nuestra tecnología”.

Aún no es claro el impacto de estos convenios en la calidad de la educación. Los cursos virtuales de Whitney aumentan el número de matriculados (y, de esa manera, la cobertura) y reducen los gastos en infraestructura. El debate que plantea el rector del Icesi suscita una pregunta: aunque el Gobierno le cerró la puerta a las universidades con ánimo de lucro, ¿es un fenómeno que ya hizo carrera en el país?

Temas relacionados

Francisco Piedrahita
Comparte: