20 Jan 2010 - 3:03 a. m.

Último adiós a Luis Gabriel Cano

Fue el primer colombiano presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa. Murió a los 86 años.

El Espectador

Con un sentido homenaje por parte de sus familiares y amigos fue despedido el martes, en el cementerio Jardines de Cartagena, don Luis Gabriel Cano Isaza, uno de los motores en el proceso de consolidación de El Espectador como diario de circulación nacional y el primer colombiano en ocupar la presidencia de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Cano Isaza fue el mayor de los “cuatro ases” a los que don Gabriel Cano confió los destinos de este diario en la segunda mitad del siglo XX. Sus tres hermanos, sin embargo, murieron antes que él, víctimas del narcoterrorismo (Guillermo) o de enfermedades naturales, como fue el caso de Fidel, en 1992, y Alfonso, el pasado 31 de diciembre de 2009.

Aliado incondicional de la libertad de expresión —fue el promotor de la Declaración de Chapultepec—, Luis Gabriel Cano murió el domingo, a los 86 años de edad, y sus honras fúnebres se cumplieron el martes en Cartagena, junto al mar que tanto lo apasionaba.

Durante las últimas dos décadas su regocijo con la tranquilidad de las tardes apreciando el horizonte infinito desde las playas de Barú fue mayor, mientras libraba su propia batalla, hoy contra algún problema cardiaco, mañana contra la diabetes o una problema en un fémur. No le faltaron dolencias durante sus últimos días, pero también le sobraron arrestos para llevarlos con fortaleza y optimismo.

Las exequias tuvieron lugar en la iglesia de Bocagrande y el cortejo fúnebre se desplazó luego al cementerio Jardines de Cartagena para la cremación del cuerpo, según fue su voluntad.

Liderando el grupo de familiares que fueron a despedirlo, estuvieron sus hijos Luis Alberto Cano y señora, Elsy Arango de Cano,  Gabriel Cano y señora, Elena Hernández,  Gloria Luz Cano y su esposo Diego de Narváez, Clara Helena Cano y su esposo Fernando Guerrero,  y Miguel Cano y su esposa Lula Merizalde.

Comparte: