14 Feb 2009 - 11:00 a. m.

Una TV socialmente responsable

Esta politóloga es la encargada de que los mensajes positivos de cultura ciudadana lleguen a los televidentes.

Lina María Gómez

Óscar Leal, ese taxista rumbero, que encuentra hasta en el más pequeño acontecimiento la excusa perfecta para armar la parranda, no sólo piensa en música y fiesta. También sabe que es un acto irresponsable tomar el volante cuando se ha ingerido licor.

Manuela Sáenz, la mujer que llevaba una vida perfecta y que al descubrir el engaño de su esposo el día de su aniversario de bodas entendió que debía empezar de cero una nueva vida junto con sus hijas Andrea y Juliana. Esta experiencia le dejó como lección que las mujeres deben hacer valer sus derechos.

Estos personajes de las telenovelas Vecinos y La quiero a morir, del Canal Caracol, y los actores que los representan, han trascendido su papel en estas producciones para aparecer en comerciales que publicitan mensajes que buscan una mejor convivencia ciudadana. Los anuncios institucionales, entre otras producciones, forman parte de la campaña de responsabilidad social del canal.

Detrás de estas producciones está el equipo de creativos de Caracol Televisión y un grupo de personas que piensa que este medio de comunicación tiene una clara función educativa. Pero como en todo equipo hay un líder, a la cabeza de la iniciativa está Rosario Pradilla, una politóloga que llegó a la compañía hace cerca de cinco años, no precisamente a formar un departamento de responsabilidad social. Rosario llegó como investigadora y asesora, labor que sigue desempeñando.

La construcción de una mejor sociedad siempre ha sido uno de sus temas favoritos. Sin embargo, la responsabilidad social empezó a cautivarle cuando se metió de lleno a investigarla por sugerencia de Paulo Laserna, presidente del canal.

“Nos enfocamos en la cultura ciudadana, creemos que debemos capitalizar el impacto que tiene un canal de televisión. Nuestra misión es informar y entretener”. En ese sentido se han abierto espacios periodísticos y documentales como Séptimo día o Entre ojos, que dan otra perspectiva a las problemáticas de la sociedad.

Rosario siempre está pensando en qué va a poner en pantalla. Analiza las temáticas de cada producción del canal para aprovecharlas en comerciales como los que protagoniza Róbinson Díaz con su personaje de Óscar Leal. O por ejemplo, hace alianzas con entidades como Profamilia para hacerle frente a la violencia sexual.

El alcoholismo ha sido bandera en las campañas del canal. El comercial que dice “cuando te pasas con el alcohol cualquier cosa puede pasar”, tiene amplia recordación entre las audiencias de todas las edades. Además, la responsabilidad social también permea las telenovelas. En los diálogos escritos por los libretistas, de manera sutil, aparecen mensajes, tal como se ha visto en Oye bonita. También en producciones como Sin tetas no hay paraíso, El Ventilador  o El cartel.

Apasionada por su trabajo, irradia la satisfacción de la labor cumplida. Rosario es consciente del compromiso que tiene en sus manos y se siente privilegiada por tener como herramienta de difusión un canal de televisión.

Pero su labor no termina cuando la campaña está al aire. Rosario es una convencida de que incluso, fuera del trabajo, la responsabilidad social debe seguir aplicándose. Cuando llega a su casa, a las afueras de la ciudad, su compromiso se traduce hacia la naturaleza, pues disfruta cultivando su huerta orgánica y contribuyendo a la salud del planeta.

Comparte: