19 Jul 2013 - 9:38 p. m.

Vallenato, ¿industria o folclor? Responden Carlos Vives y Silvestre Dangond

La música vallenata por ser típica y nativa de la región del norte de Colombia, enfrenta un gran dilema dado que muchos de los seguidores de esta música se dividen entre la antigua generación y la llamada “nueva ola” del vallenato.

Por Sandra Marcela Pupo Lafaurie, colaboradora de Soyperiodista.com

Los nuevos talentos han sido señalados por perder la esencia ejemplar que los juglares vallenatos presentaron inicialmente, dejando a un lado las letras románticas y raizales que identifican al vallenato clásico.

En esta oportunidad enfrentaremos dos grandes exponentes de la música vallenata disputando la visión del folclor vs. la industria.

Silvestre Dangond

Silvestre Francisco Dangond Corrales nació en Urumita, Cesar, entre familia de músicos. Desde niño ganó premios en reconocimiento por su gran talento para interpretar música vallenata, lo que lo convertía en una gran promesa musical.

Con su trabajo discográfico No me compares con nadie se han registrado ventas superiores a las 80 mil unidades, y en el lanzamiento de su última producción La 9° batalla logró paralizar de nuevo a Valledupar con su presencia en el escenario. Este éxito se suma al de los anteriores ocho álbumes que han gozado del mismo reconocimiento y consolidan a Silvestre como el artista que más cotizado en Colombia, con certificaciones como la de la APDIF por ganar cuádruple disco de platino.

Carlos Vives

Carlos Alberto Vives Restrepo es cantante, compositor, actor, y empresario nacido en Santa Marta el 7 de agosto de 1961.

Vives ha tenido una larga carrera artística que defiende el vallenato en todos sus sentidos, desde su trabajo filmográfico ha trabajado para defender el nombre de Escalona, el nombre que ha utilizado para muchos de sus trabajos.

La música de Vives que hasta el momento ha tenido dos premios Grammy Anglo y un Grammy Latino entre otros reconocimientos, ha sido influenciada como el mismo lo menciona por el rock, el pop, la cumbia, la champeta, el porro, el bambuco y el blues.

El gran exponente del folclor internacional, presenta su argumento para defender que el vallenato es el folclor que vende la industria y qué se sostiene con “Corazón Profundo”, su última producción discográfica.

¿Cómo define la música vallenata?

SD: El vallenato es folclor, son vivencias, es cultura.
Es el género más representativo que tenemos hoy en día en Colombia, además, es una música que cuando es hecha por intérpretes de corazón, toca todos los aspectos sensitivos desde el despecho hasta la alegría para un pueblo.

CV: El vallenato es el folclor romántico que habla del amor raizal, pero no es propiamente colombiano. Aquí se hizo una fusión de ritmos alemanes, cubanos y también típicos de la costa caribe como la cumbia para mostrar un nuevo género.

¿Qué mensaje debe llevar un artista colombiano vallenato a su público?

SD: Decirles que aquí estamos en un paraíso, decirle que Colombia es el mejor vividero del mundo, decirles que cuanto los extrañamos y decirle a todas las personas que están por fuera que los estamos esperando.

CV: No conozco un artista que no quiera decir algo, yo por ejemplo cuento la historia del fenómeno vallenato. Lo que sí podemos hacer los artistas colombianos es enseñar la historia a través de la música, enseñar desde donde nace el río magdalena hasta el amazonas de nuestra tierra. Para que aprendan a querer la cultura y el folclor de este país y tener otra visión del país que no esté llena de violencia.

¿Cómo hace una artista de la música para convivir con la industria sin abandonar el folclor?

SD: Es fácil, cuando tú haces las cosas con el corazón, tú puedes hacer industria pero lo que plasmas es cultura, se ven en las raíces y eso la gente lo valora.

Por eso es que yo no he dejado de hacer vallenato del verdadero vallenato, porque yo combino a pesar de que evoluciono. Y en esa evolución trato de guardar como el equilibrio que tengo desde que crecí, claro está, llevando el folclor en mi sangre.

CV: El folclor es una cosa y la industria es otra, la industria se alimenta del folclor.

Hoy podemos ver muchos artistas que se hacen llamar "la nueva generación", ¿podríamos decir que los nuevos talentos alteran la esencia raizal del vallenato?

SD: Yo soy de la nueva generación y considero que no.
Me gusta tanto la música original, como la música antigua, las raíces, entonces cuando escucho una canción me identifico. Como el original, no me compares con nadie, aunque después me duela, Por Dios que sí, Carmen Gómez todas esas canciones autóctonas que yo he grabado me identifica fácilmente.
Me llega la canción, la escucho y digo “eso es lo que me gusta a mí”, eso lo plasmo y claro que me quito la convicción, además, un cd tiene espacio para 12 canciones, de ellas tres o cuatro pegan en la radio, es decir, hay un espacio también para promover la cultura dentro de lo moderno.

CV: Hoy en día están los silvestristas y los otros se hacen llamar nueva ola, eso ya ocurrió antes, era Jorge Oñate y Diomedez, antes de Diomedez eran Emiliano y Moralito.

La gente que vende la industria de la nueva ola, donde está Silvestre, es una agenda que vende eso, y tiene medios para vender eso, haciendo su campaña. Es su derecho aunque no es una nueva generación, porque ya empezó hace rato.

Hablando de canciones agradables, ¿cuáles son las canciones de su autoría que más le gustan?

SD: Tengo 2 canciones favoritas: A blanco y negro y otra que se llama Mi Propia Historia.
CV: El amor de mi tierra es una de mis canciones favoritas, por ejemplo ahora la he visto cantada por nuevos artistas como Michel Teló y eso me conmueve. También está el Rock de Mi Pueblo, la cartera y Carito.

¿Usted se considera moda o tradición?

SD: Las dos. Muchos dicen que no quiero ser moda, pues yo pienso que el secreto no es la moda el secreto es estar vigente. Después que tú estés vigente conquistas todas las generaciones, porque va pasando el tiempo, a su vez van creciendo logrando conquistar, entonces la vigencia hace la moda y hace la tradición.

CV: Yo soy samario y me eduqué con esa música, todo el pop vallenato desde que era niño.
Todo lo que entraba por la radio en mi casa era Alfredo Gutierrez con el Festival de Guarare, eso empezó a ser la modernidad, cuando tú los veías a ellos eran unos “Elvi´s cienagueros”, tocaban el acordeón con mucha versatilidad. Y fueron los exponentes que me criaron entonces estoy hecho de tradición.

¿Qué artista vallenato colombiano "antiguo" por llamarlo así, ha sido el mayor influyente en su música?

SD: Jorge Oñate.

CV: Yo veía a ves a Gustavo Gutiérrez tenía un estilo de pantalón bota campana, camisa pegada abierta, el cuerpo flaco, eran artistas pop, y como el también Alfredo Guitierrez, Rafael Escalona, Alfredo Rosado, Mayte Montero, Carlos Huertas que me impulsaron a buscar en los detalles de los ritmos la unión vallenata.

Bajo la experiencia personal vivida en las diferentes regiones, ciudades, municipios o pueblos de Colombia ¿podría usted decir qué el ciudadano colombiano valora la cultura folclórica?

SD: Si claro, lo que pasa es que necesitamos más exponentes que se preocupen por eso, por el folclor.
Muchos exponentes llegan y se preocupan mucho mas por hacer dinero y por pegar y por pensar en ellos y entonces distorsionan la música se pierden las cosas entonces yo también creo que deben haber mas exponentes que se preocupen por el folclor y que visiten sus raíces y que las tengan siempre latentes.

CV: Si a la gente le gusta mantener algo de clásico, que es la cultura tradicional.

¿Se considera folclor o industria?

SD: Soy folclor y soy industria, primero porque ser el artista mas vendedor de música hoy en día en Colombia se consigue haciendo folclor y si hago industria es por que hago folclor.
Si hago las cosas bien me compran un disco, si hago las cosas mal no me lo compran entonces una cosa va ligada con la otra, definitivamente soy folclor y a través de la industria.

CV: La historia nuestra partió de algo nuevo que la industria no sabía dónde ponernos pero que tiene que dejarnos porque a la gente le gusta.

Yo no desprecio nada, yo soy industria, tengo que respetar como se hace la industria, no pudo ponerme a pelear como hacen ellos entre ellos, yo he creído en la industria y tengo que ayudar a que eso crezca y no se caiga. Pero yo como industria tengo que respetar el folclor, a mí me gusta la industria porque yo soy rock inventado por mí, sin querer copiar ninguno.

 

Por Sandra Marcela Pupo Lafaurie, colaboradora de Soyperiodista.com

Comparte: