Polémica porque novio de Kourtney Kardashian le exige adelgazar rápido

Los deseos de Scott Disick hacen sentir "miserable" a la hermana de Kim Kardashian.

Scott Disick y Kourtney Kardashian.
Scott Disick y Kourtney Kardashian.Bang Showbiz

Tras el nacimiento de su hija Penelope, Kourtney Kardashian no ha perdido todos los kilos que a su novio le gustaría, por lo que él la ha invitado públicamente a que adelgace con mayor celeridad.

Kourtney (hermana de Kim Kardashian, quien está embarazada), quiere volver al peso que tenía antes del embarazo de su segundo hijo, una niña llamada Penelope y que ahora tiene nueve meses. Para ello, la celebridad que también tiene un bebé de 3 años (Mason) se dio a conocer en el reality 'Keeping up with the Kardashians' come cosas saludables y hace ejercicio, sin embargo esto no parece ser suficiente para Scott Disick, quien cree que tiene que adelgazar más rápido.

"A Scott le encantan las mujeres delgadas con grandes pechos. Quiere que Kourtney vuelva a su peso anterior. Y se lo ha hecho ver ridiculizándola y gastándole bromas con ello", contó una fuente cercana a la revista InTouch Weekly.

De hecho, Disick hizo recientemente unos comentarios acerca del peso de Kourtney en su reality 'Kourtney & Kim Take Miami'. Con ello pretendía animarla a que perdiera unos kilos.

"La última vez, tras tener a Mason, tratabas de controlar lo que comías. Al menos perdías peso. Hazlo más rápido. ¡Eres la pieza de mi maquinaria! Si me hubiera enamorado de ti con un par de kilos más, este sería mi peso ideal, pero me enamoré de ti cuando eras superdelgada", afirmó.

Tras las declaraciones, la celebridad de 33 años confesó sentirse "miserable".

El escándalo en redes sociales saltó debido a sus palabras, pero él lejos de disculparse, escribió en Twitter: "Nunca me imaginé lo enfadada que podía ponerse la gente por hacer un comentario sobre el peso. El que tenga mucho que decir probablemente tendrá mucho que comer. #culosgordos (sic)".

Kourtney Kardashian sufrió un desmayo cuando trataba de perder el peso ganado con el embarazo de su primer hijo, debido a su obsesión por adelgazar.