4 Feb 2020 - 1:53 a. m.

Aviturismo en Colombia, en jaque por el regreso de la violencia

Desde 2016, tras el acuerdo de Paz el país se potencializó como una zona para hacer avistamiento de aves. Un estudio encontró que 300.000 personas estaban dispuestas a venir para hacer esta actividad, sin embargo, ante la actual situación de orden público el panorama cambió. El zootenista Carlos Wagner analiza la situación y hace una invitación para que sigan impulsando a Colombia como el país de las aves.

- Redacción Medio Ambiente

Con la firma del acuerdo de paz, en 2016, Colombia logró ocupar los titulares a nivel mundial, no solo porque había conseguido cesar una guerra de 50 años, sino porque impulsó en esas zonas olvidadas otro tipo de actividades. El aviturismo fue una de ellas. Tras la negociación, algunas de las regiones que antes habían sido tomadas por la extinta guerrilla de las FARC, fueron adecuadas como centros de observación de aves. (Lea: El "boom" de las aves en la sucursal del cielo)

No en vano Colombia, con 1.909 especies, ocupa el primer lugar en el mundo en riqueza de aves. Esta biodiversidad convirtió al país en una potencia en aviturismo. De hecho, un estudio realizado por Conservation Strategy Fund (CSF), una organización de conservación ambiental, señala que la actividad le podría generar US$9 millones de ganancias anuales. Sin embargo, con los recientes actos de violencia y de alteración al orden público el panorama se ha oscurecido.

Comparte: