14 Sep 2021 - 8:07 p. m.

Cambio climático podría desplazar a 216 millones de personas para 2050

Si se cumplieran las metas del Acuerdo de París este año, esta cifra se reduciríaen un 80%.

Redacción Ambiente

Medio Ambiente

El informe Groundswell es publicado anualmente por el Banco Mundial para llevarle el pulso a la migración climática. La actualización publicada hoy revela que el cambio climático, un impulsor cada vez más importante de la migración, podría obligar a 216 millones de personas en seis regiones del mundo a mudarse dentro de sus países para 2050.

Los puntos críticos de migración climática interna podrían surgir ya en 2030 y continuar propagarse e intensificarse para 2050. El informe también encuentra que una acción inmediata y concertada para reducir las emisiones globales y apoyar el desarrollo verde, inclusivo y resiliente podría reducir la escala de la migración climática hasta en un 80%.

El cambio climático es un poderoso impulsor de la migración interna debido a sus impactos en los medios de vida de las personas y la pérdida de habitabilidad en lugares altamente expuestos. Para 2050, África subsahariana podría recibir hasta 86 millones de migrantes climáticos internos; Asia oriental y el Pacífico, 49 millones; Asia meridional, 40 millones; África del Norte, 19 millones; América Latina, 17 millones; y Europa del Este y Asia Central, 5 millones.

“El informe Groundswell es un severo recordatorio del costo humano del cambio climático, particularmente en los más pobres del mundo, los que menos contribuyen a sus causas. También establece claramente un camino para que los países aborden algunos de los factores clave que están causando la migración impulsada por el clima “, dijo Juergen Voegele, Vicepresidente de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial.

Al implementar un enfoque basado en escenarios, el informe explora los posibles resultados futuros, que pueden ayudar a los responsables de la toma de decisiones a planificar el futuro. El enfoque permite la identificación de los puntos críticos de entrada y salida del clima interno, a saber, las áreas de las que se espera que las personas se muevan debido a la creciente escasez de agua, la disminución de la productividad de los cultivos y el aumento del nivel del mar, y las áreas urbanas y rurales con mejores condiciones de vida.

En general las diferencias entre el escenario pesimista de referencia y el escenario más inocuo para el clima son más pequeñas. América Latina, por ejemplo, alberga países de ingreso mediano con economías diversificadas y numerosas poblaciones urbanas, que en muchos casos ya han atravesado una transición demográfica. La mayor solidez de las economías puede conllevar un nivel más alto de capacidad de adaptación y recursos financieros para respaldar a las zonas y los grupos más vulnerables. En el escenario de desarrollo más inclusivo, esta escala se reduce en hasta un 60 % (91 millones de personas en el extremo inferior del escenario de desarrollo más inclusivo, en comparación con 216 millones en el extremo superior del escenario pesimista de referencia). Esta disminución es especialmente clara en las regiones que albergan países de ingreso bajo y mediano, en particular aquellas que tienen un rápido crecimiento demográfico y un gran número de jóvenes, como África al sur del Sahara, Asia meridional y Norte de África.

El informe proporciona una serie de recomendaciones de políticas que pueden ayudar a desacelerar los factores que impulsan la migración climática y prepararse para los flujos migratorios esperados, que incluyen:

-Reducir las emisiones globales y hacer todo lo posible para cumplir con los objetivos de temperatura del Acuerdo de París.

-Integrar la migración climática interna en una planificación de desarrollo ecológica, resiliente e inclusiva con visión de futuro. En otras palabras, planear la migración, aceptar que sucederá y aunque habrá que detener las causas de la crisis climática igual se detendrán sus efectos.

-Prepararse para cada fase de la migración, de modo que la migración climática interna como estrategia de adaptación pueda generar resultados de desarrollo positivos.

-Invertir en una mejor comprensión de los impulsores de la migración climática interna para informar políticas bien orientadas.

La escala de la migración interna provocada por impactos climáticos será mayor en las regiones más pobres y más vulnerables al cambio climático, lo que indica que las deficiencias subyacentes en la capacidad de los sistemas sociales, económicos y de medios de subsistencia para abordar el cambio climático podrían socavar los logros en materia de desarrollo. Entre las seis regiones analizadas en los dos informes, se prevé que en África al sur del Sahara se registrará el mayor número de migrantes internos por motivos climáticos. La región es sumamente vulnerable a los impactos del cambio climático, sobre todo en las tierras áridas, que ya son frágiles, y a lo largo de las costas expuestas. La agricultura, que en la región consiste casi totalmente en cultivos de secano, también representa un gran porcentaje del empleo. Se prevé que en el Norte de África se registrará la mayor proporción de migrantes internos por motivos climáticos en relación con la población total. Esto obedece en gran medida a la grave escasez de agua, así como a los impactos del aumento del nivel del mar en las zonas costeras densamente pobladas y en el delta del Nilo.

Comparte: