1 May 2019 - 1:26 a. m.

Colombia podría perder el 60 % de áreas para sembrar arroz

Una reciente investigación reveló que el cambio climático tiene en jaque las áreas aptas para estos cultivos en el país. Se estima que a 2050 estos terrenos podrían reducirse de cuatro millones a 1,8 millones de hectáreas.

-Redacción Medio Ambiente

El cambio climático tiene en jaque las áreas aptas para sembrar arroz en Colombia, que a 2050 podrían reducirse de cuatro millones a 1,8 millones de hectáreas. Así lo reveló la más reciente investigación del Programa de Investigación de la CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT). Para el estudio, los investigadores analizaron el suelo y las variables bioclimáticas y topográficas de las zonas donde se cultiva arroz. Su objetivo era conocer las condiciones actuales y las variaciones que tendrán por el cambio climático. (Lea: Descubren por qué ciertos peces marinos se adaptan a ecosistemas de agua dulce) 

Los resultados demostraron que, con el aumento de temperaturas y los cambios en las lluvias, las áreas geográficas más frescas y con elevaciones más altas serían a futuro más aptas que los espacios de baja altitud. Por ejemplo, los Llanos Orientales (Arauca y Casanare), según el estudio, perderían aptitud considerablemente, al punto de que no sería conveniente cultivar arroz en este territorio, debido a que sus temperaturas promedios aumentarán considerablemente.

Fabio Castro, autor principal del estudio, explicó que “la temperatura promedio anual para las áreas aptas a futuro será de 27° C. Aproximadamente hay 0,7° C de diferencia respecto a la temperatura actual. En cuanto a la precipitación acumulada anual, hay una diferencia de 300 mm, es decir, que a futuro las zonas actualmente aptas para el cultivo tendrían 300 mm menos de disponibilidad de agua lluvia cada año”. Si se tiene en cuenta que, según el Estudio Nacional del Agua 2018, todos los cultivos de arroz del país dependen de la lluvia, está claro que el cambio para los agricultores será drástico.

El paso de cuatro millones de hectáreas aptas para sembrar arroz en Colombia a 1,8 millones representa una reducción del 60 % del área cultivable. “Esta es una advertencia de que la idoneidad de Colombia para el arroz cambiará. Si el cultivo continúa en las mismas áreas, con las mismas semillas y las mismas prácticas agronómicas, tal vez se reduzcan los rendimientos futuros o simplemente las variedades actuales no se adapten”, señaló Castro, investigador de la Universidad del Valle.

Como la aptitud para el cultivo de arroz va a tener un cambio, los autores sugieren realizar modificaciones en la estructura agraria o en las zonas cultivadas, como la implementación de variedades de arroz tolerantes al calor para reducir los impactos negativos del estrés térmico o realizar una gestión más eficiente del agua.

Comparte:
X