17 Nov 2018 - 3:00 a. m.

Imitar las políticas de China y Canadá nos conducirían a un planeta con 5° C

Investigadores evaluaron la relación entre la ambición de varias naciones de reducir las emisiones y el aumento de la temperatura que resultaría si el mundo siguiera su ejemplo.

Redacción Vivir

En julio el IPCC, el panel científico sobre cambio climático más importante, publicó el que podría considerarse uno de los informes más desoladores sobre el futuro climático del mundo. Aunque parezca una cifra insignificante, advertía el informe, la catástrofe ecológica que se evitaría si el aumento de la temperatura global se mantiene en 1,5° C y no en 2° C, como fijaron 195 naciones con el Acuerdo de París, sería monumental. Por citar alguno de los ejemplos, en 2100 la elevación del nivel global del mar sería 10 cm inferior con un calentamiento global de 1,5 °C en comparación con uno de 2 °C.

Pero lo realmente devastador es que según un estudio publicado en Nature Communications y realizado por científicos del Colegio Australiano-Alemán de Clima y Energía de la Universidad de Melbourne (Australia), no estaríamos ni cerca de acercarnos a ninguna de esas cifras. Si el mundo entero siguiera las actuales políticas climáticas de China, Rusia o Canadá, estaríamos camino a que la temperatura global aumente por encima de unos catastróficos 5° C para finales de siglo. Para llegar a esta conclusión lo que hizo el equipo de investigadores fue evaluar la relación entre la ambición de cada nación de reducir las emisiones y el aumento de la temperatura que resultaría si el mundo siguiera su ejemplo.

Encontraron que si todas las naciones decidieran seguir la ruta de China, Rusia, Canadá o Argentina, la temperatura global aumentaría 5,1° C, siendo la más alta, seguida de Estados Unidos, con 4° C, y la Unión Europea, con 3,2° C. Claro, todas estas, menos Argentina, se tratan de economías gigantes, por lo que los esfuerzos que deben hacer son mayores. Sin embargo, India, un país que tiene una de las principales economías a escala global, tuvo uno de los mejores resultados: se desvió ligeramente de un aumento de 2° C .

“En el lado opuesto se encuentran la potencia industrial de China y los principales exportadores de energía que no están haciendo casi nada para limitar las emisiones de dióxido de carbono. Entre estos se incluyen Arabia Saudita (petróleo), Rusia (gas) y Canadá, que extrae grandes cantidades de petróleo sucio de arenas de alquitrán”, explica el periódico The Guardian.

En el siguiente escalafón, aquellos países cuyas acciones equivalen a un aumento de 4° C, se incluyen Estados Unidos y Australia. Según el estudio, el primero produce enormes emisiones de energía, industria y agricultura, mientras el segundo sigue dependiendo de las exportaciones de carbón.

Este estudio, sumado con el del IPCC publicado a mediados de año, se convierte en una advertencia que no puede ser ignorada por la comunidad internacional. Pues no se tratan de simples políticas, sino de cambios nacionales que tienen impactos en toda la población global. De hecho, según le explicaron los investigadores al periódico inglés The Guardian, el mundo necesita comprometerse con un objetivo virtual de 1,4° C para lograr un objetivo de 2° C. Así, esperan que sus resultados puedan usarse en las conversaciones sobre el clima de la ONU que se realizarán en diciembre de este año en Katowice (Polonia).

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete