Andrés Calamaro debutó con éxito en Nueva York

En su primer concierto en esa ciudad, el rockero argentino ofreció un 'show' alucinante en el corazón de Manhattan.

Rockero como lo exige la leyenda de Nueva York, histriónico y con el "tequilómetro" a tope, el músico argentino Andrés Calamaro ofreció el jueves por la noche un concierto caliente en el corazón de Manhattan con una sala repleta completamente rendida a sus pies.

"Sin documentos", "Alta Suciedad", El Salmón", "Mi enfermedad": Calamaro desplegó durante dos horas en el Irving Plaza de Nueva York un repertorio de clásicos que volvió loca a la multitud en el primer concierto "sold out" de su gira estadounidense, según sus propias palabras.

Bastaron apenas unos minutos para que el look de saco negro, camisa blanca, corbata y lentes de sol con los que subió el escenario dieran lugar a una vincha atada al mejor estilo Keith Richards y un aspecto más acorde con la intensa noche que propuso el músico argentino.

"Quiero brindar por ustedes, ¡buenas noches y gracias!", dijo a la cuarta canción, y sacó una botella de tequila que empezó a compartir con el tecladista Alfonso, dando inició a una serie de comentarios entre disparatados y lúcidos que marcaron el ritmo del concierto.

Difícil decir cuál canción movió más a la gente, aunque sin dudas "Te quiero igual" estuvo entre las más cantadas, así como "Flaca", con la que cerró el recital, o "Estadio Azteca".

Con un calamar colgado del pie de micrófono, Andrés le preguntó a la gente que quería: "¿El tequilómetro o el glamurómetro?", consultó, en referencia a una noche descontrolada o una presentación más prolija.

"Seguimos tomando tequila porque todo nos importa un carajo", resolvió finalmente ante los aplausos que se volcaban por partes iguales a una y otra alternativa de parte de una audiencia mayoritariamente latina y que no paraba de reirse con sus ocurrencias.

Si Nueva York le calza como anillo al dedo a Calamaro -que nunca había tocado en esta ciudad-, no faltó por supuesto el homenaje al músico estadounidense Lou Reed, a quien le ofreció una alfombra roja en la calle para que se acercase al show.

Carlos Tévez, Diego Maradona, Bod Dylan, la mítica banda argentina Sumo, las corridas de toros: Andrés pasó revista a muchas de sus simpatías y hasta terminó bajándose los pantalones en el medio de "Crímenes perfectos".

"Gracias Nueva York, provincia argentina", se despidió en medio de una ovación, después de un concierto de puro rock and roll.

Poco después de cumplir 50 años, Calamaro lanzó el pasado viernes en el Hollywood Palladium de Los Angeles su primera gira por Estados Unidos, llamada "Still Alive & Well" (Todavía vivo y bien), que siguió en el House of Blues de Las Vegas.

Tras su paso por Nueva York, Calamaro y su MVP Quinteto tienen previsto presentarse en Miami y Chicago.

En una entrevista con la AFP justo antes de comenzar su gira, el ex líder de los Rodríguez había indicado que todas las ciudades estadounidenses incluidas en el tour habían sido "una referencia cultural increíble" para él.

"Prefiero no pensar que estoy celebrando mis 50 años, al contrario, algo me dice que ya canté demasiadas veces estas canciones y que Estados Unidos podría ser la última vez que cante estos temas", había explicado.

En ese sentido, Calamaro dijo días atrás que había elegido la lista de temas para esta gira si fuese "a tocar en Marte".

Temas relacionados