La historia tras bambalinas

Más allá de contar el 5-0 contra Argentina, la producción de Caracol Televisión buscará recuperar la historia familiar y personal de cuatro jugadores: Freddy Rincón, ‘El Pibe’ Valderrama, Faustino Asprilla y René Higuita.

Justo cuando se cumplen 20 años de la victoria de Colombia sobre Argentina por 5 a 0 en la etapa clasificatoria para el Mundial de Fútbol de 1994, y justo cuando la selección de Colombia está cerca de clasificar a Brasil 2014, Caracol Televisión estrenará una serie dedicada a ese recordado partido y a las vidas de cuatro de los jugadores de aquel equipo: René Higuita, Faustino Asprilla, Carlos El Pibe Valderrama y Freddy Rincón. La Selección, como fue titulada la serie, buscará retratar la vida de estos personajes a través de sus relaciones, amores y desencuentros polémicos.

“Aquella selección forma parte de nuestra historia y queremos recoger sus vidas familiares”, dice Asier Aguilar, productor de Caracol Televisión. La serie contará con la participación de los actores Édgar Vitorino, Antonio Jiménez, John Castillo, Ómar Murillo, Yeimy Paola Vargas, Karent Hinestroza, Tatiana Arango y Eileen Moreno. Por ahora, se intuye —por las promociones que el canal ha realizado en las últimas semanas— que la producción retomará todo el destello de emoción que produjo celebraciones en todo el país: aquel destello de cinco goles que fue la primera piedra para que los jugadores nacionales fueran vistos en el exterior; aquel destello que, aunque resultaría ser una huella indeleble en la historia del fútbol colombiano, terminó en la primera ronda del Mundial, cuando Colombia fue eliminada luego de perder contra Estados Unidos y Rumania.

“Por lo general estamos acostumbrados a ver a estos futbolistas como estrellas —dice John Álex Castillo, que interpreta a René Higuita—, personas que están muy lejos, pero conocer su diario vivir, las relaciones que sostuvieron, el contenido humano, va abriendo un espectro muy interesante para conocer los personajes. Hay un aspecto en su personalidad, como su combinación entre ternura y picardía”. Ese contenido humano, asegura la página web de Caracol Televisión, explorará las historias de amor del arquero colombiano y también la cercanía de Higuita con el narcotraficante Pablo Escobar, a quien visitó en la cárcel La Catedral.

Para estos papeles, los actores pasaron por un proceso de preparación que, en la mayoría de casos, incluyó un encuentro con el personaje al que interpretan. “Empecé con tres libros: De Pescaíto a la gloria, El Pibe: el hijo de Jaricho y Crónicas del Pibe. Con eso comencé a generar una historia sobre él, sus inicios, su familia. Vi muchos videos sobre él, entrevistas, para observar la forma en que se movía. Luego conseguí el contacto con El Pibe, estuve con él, almorzamos juntos. Y toda esa información pude concretarla y entenderla para interiorizarla”, dice Vitorino, quien hará el papel de El Pibe Valderrama. “La preparación fue difícil. Encontrarme con el personaje real fue complicado. Es alguien que viaja mucho —cuenta Ómar Murillo, quien interpreta a Faustino Asprilla—. Ha sido más que todo por teléfono, algunos apuntes por internet, amigos y amigas que lo conocen”.

No es la primera vez que se documenta esta historia. Un libro reciente y otro de más antigua data también han explorado sus vericuetos: El 5-0, escrito por Mauricio Silva, periodista de El Tiempo, y Pena máxima: juicio al fútbol colombiano, de Fernando Araújo Vélez. En efecto, la victoria del equipo colombiano fue un motivo de gozo y regocijo para un país que, en ese momento, estaba atravesado por el narcotráfico y la violencia, por las bombas puestas por Pablo Escobar, las masacres de los paramilitares y el aniquilamiento de la Unión Patriótica. El partido contra Argentina fue, quizá, el antídoto contra esa realidad: tal vez el fútbol no fue más que un corolario del olvido al que ya se acostumbraban los colombianos.

Los jugadores fueron, también, identificados como ejemplos a seguir, como la historia de Freddy Rincón. “Rincón es de los que más carga dramática tienen —dice Antonio Jiménez, quien lo interpreta—. Es uno de los muchachos que sueñan, se van de su casa y van derribando obstáculos hasta llegar a la selección. Es un personaje limpio, que desde donde lo miren es un ser lleno de valores, un héroe”. Luego, el 5-0 y la historia de aquella selección, alabada y vitoreada, victoriosa y derrotada, se convirtió en un motivo patriótico, en un hecho esencial en la fundación del carácter colombiano: se la alcanzó a llamar la mejor selección del mundo. La selección que derrotó a Argentina y empató a Alemania. La selección que ganaría el Mundial.

¿Qué pasaba detrás de aquel equipo, cuyas victorias fueron calificadas como gestas? La Selección promete contarlo.

 

[email protected]

@acayaqui

Temas relacionados