'Chica come chica'

La fiesta, con toques de proyecto multidisciplinario, está concebida como una función en la que intervienen DJ y diseñadoras de moda.

Fiona Beeson, Lina Camacho, Starlite Galaxia, Alexia Gorgi y Laura Solarte hacen parte de la primera versión de ‘Chica come chica’.   / David Campuzano
Fiona Beeson, Lina Camacho, Starlite Galaxia, Alexia Gorgi y Laura Solarte hacen parte de la primera versión de ‘Chica come chica’. / David Campuzano

Starlite Galaxia es una heroína extraterrestre cuya misión es salvar al planeta empleando su arma favorita, la música. Starlite Galaxia es el nombre artístico de María del Rosario Cardona, una colorida DJ joven, que al igual que su personaje, cree en el poder del arte sonoro y por eso encabeza la lista de participantes en el proyecto Chica come chica, una fiesta en la que entran en comunión diversas manifestaciones culturales, como el diseño de modas, la elaboración de joyas, las performances y, por supuesto, la música electrónica.

Esta iniciativa, dirigida para todo tipo de público a pesar de su nombre (Chica come chica), está diseñada para mostrar la versatilidad de la mujer en diversos aspectos. Se trata de un proyecto interdisciplinario en el que hay presencia de diseñadoras intrépidas, creativas y muy activas, como Lina Camacho, quien se encargó de adelantar la curaduría de las propuestas visuales que acompañarán el desarrollo de las intervenciones de las DJ.

Las participantes en el proyecto Chica come chica definen esta idea como una concepción transversal, en la que lo más importante no es la venta de prendas o de joyas, sino la representación, la puesta en escena, que durante la noche podría ser interrumpida por otros decibeles, por colecciones espontáneas y por muestras que reflejan el sentimiento contemporáneo de la moda en Bogotá y en las principales ciudades del país.

“No es una fiesta gay, y por eso se realizará en un escenario novedoso para este tipo de eventos, como Latora 4 Brazos. El 90 por ciento de eventos similares está basado en el reguetón y por eso existe la necesidad de generar espacios diversos. Las nuevas tendencias se mezclan con DJ tradicionales de la escena electrónica. Es una de las primeras fiestas que se hacen con un grupo activo de artistas sobre el escenario”, comentan algunas de las mujeres que intervendrán con sus propuestas en la primera edición de Chica come chica.

Son varios los objetivos que tiene esta iniciativa, femenina pero no feminista. Uno de ellos es convertirse en una plataforma para DJ de Bogotá y de otras regiones del país, y transformar su nombre sonoro en un espacio de visualización de sus tendencias musicales, casi todas relacionadas con las manifestaciones electrónicas actuales.

“Lo que queremos que prime en el proyecto es el nivel artístico y que sean propuestas actualizadas. Al comienzo se barajaron los nombres de doce chicas DJ, pero seleccionamos seis porque eran las que mejor se acoplaban al proceso de gestación de esta iniciativa”, concluyen algunas de las artistas que harán de la fiesta Chica come chica una jornada diferente. Para todas ellas, la noche habrá cumplido su propósito si se consolida el círculo de propuestas conceptuales en las que se mezclan la música, el diseño y los desarrollos visuales. Si eso se logra, las heroínas serán de carne y hueso, y no invenciones coloridas como Starlite Galaxia.

*Chica come chica. Junio 7 de 2013, a partir de las 8:00 p.m. Latora 4 Brazos. Carrera 8 Nº 40-18. Informes en: www.chicacomechica.com.

[email protected]

Temas relacionados