Centros no están autorizados a desmontar partes del vehículo

Es bueno verificar que se encuentre inscrito en el Registro Único Nacional de Tránsito.

En el momento de llevar el auto a un Centro de Diagnóstico Automotor (CDA), es bueno verificar que se encuentre inscrito en el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT).

Garantizar seguridad en la conducción del vehículo, contribuir a la seguridad vial, proteger el medio ambiente al mantener controlado el nivel de emisiones contaminantes y mejorar la movilidad de la ciudad gracias a un parque automotor en buen estado, son los objetivos que se trazó el Gobierno con la puesta en marcha de los Centros de Diagnóstico Automotor (CDA).

“Para lograr estos objetivos se efectúan inspecciones que buscan, de un lado, detectar defectos, y de otro, medir parámetros específicos de funcionamiento de los automotores. Como resultado de estos procesos de medición se determina la viabilidad de la circulación del vehículo”, señala Gonzalo Corredor Sanabria, presidente de la Asociación Nacional de Centros de Diagnóstico Automotor. (ASO-CDA).

Desde que se impartió la normatividad por parte de los ministerios de Transporte y Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, uno de los mayores retos que asumió el Gobierno y con él los CDA, fue ofrecer un servicio que cuente con las instalaciones apropiadas, equipos de última tecnología y personal calificado para realizar este tipo de procedimientos.

Sin embargo, uno de los principales inconvenientes que se han presentado es la proliferación de talleres que ofertan sus servicios sin previa autorización de las autoridades competentes.

En este caso los expertos recomiendan, antes de llevar el auto al centro, verificar en la página web del Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT) el listado de los CDA que se encuentren autorizados y cumplan con los requisitos establecidos en la reglamentación y transmitan en línea la información de los autos que hayan aprobado la revisión.

También es importante destacar que los CDA, sin importar si son públicos o privados, deberán tener como actividad central y exclusiva la revisión técnico-mecánica; por lo tanto, no pueden realizar actividades afines de mantenimiento, reparación, venta de repuestos u otros servicios automotores. Los centros de servicio no son una serviteca, como erróneamente se les llama, no pueden vender, montar o ajustar partes del carro.

Actualmente no está reglamentada el costo para la prestación del servicio y por eso existe libertad tarifaria, teniendo en cuenta que el valor depende del tipo de vehículo, si se trata de una motocicleta, automóvil o carro de servicio público; pero en promedio el costo está alrededor de $120.000.

En opinión de John Jairo Vásquez, gerente del CDA del Occidente, estos centros deben tener una infraestructura física y logística ceñida a la normativa del Organismo Nacional de Acreditación de Colombia (ONAC), que se encarga de acreditar sus instalaciones, personal técnico y administrativo.

Sin contar con que el área técnica debe evidenciar una zona de prerrevisión, revisión y posrevisión con adecuadas dimensiones de parqueadero. En el espacio de atención al usuario habrá una ventanilla con una caja disponible, registro e impresión, donde el cliente puede monitorear permanentemente el proceso de revisión de su carro.

En cualquier caso es bueno ponerse al día. Aportar un granito de arena para que mejore la movilidad del parque automotor y revisar en qué estado se encuentra el automóvil, ya que de paso eso servirá para valorar la inversión que hizo y evitar complicaciones futuras o estar expuesto a una multa de 15 SMLV.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Seat regresa más fuerte