Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 22 mins

Michael Schumacher: "El mío es un carro sobreviviente"

El campeón del mundo, quien no ha tenido un regreso triunfal a la F1, asegura que su auto no fue diseñado para él.

Cree, sin embargo, que la otra temporada serán más competitivos y que se siente a gusto en el equipo. Este domingo regresa al circuito de Spa Francorchamps, donde se estrenó hace ya 19 años.

Hace ya 19 años, en el circuito de Spa Francorchamps, Michael Schumacher debutó en la Fórmula Uno. Su estreno llegó apenas a sus 22 años y en circunstancias únicas, pues fue nombrado de repente para reemplazar al belga Bertrand Gachot, quien había sido encarcelado por haber entrado en una riña callejera con un taxista, justo antes de ese Gran Premio Belga de 1991.

El debut del alemán con Jordan duró pocos metros por una falla de embrague tras la partida, pero su impacto fue grande, pues se clasificó séptimo para su estreno e impresionó con su velocidad natural. Un año después, en el mismo trazado de Spa Francorchamps pero con el equipo Benetton, consiguió su primera victoria, y doce más tarde su séptimo título también lo celebró en territorio belga, esta vez con la escudería Ferrari.

Este domingo, en medio de su temporada de regreso a la Fórmula Uno, vuelve a un escenario lleno de momentos especiales, pero tal vez en uno de sus puntos de menor rendimiento. Solamente en dos de las doce carreras disputadas en este 2010, Schumacher ha logrado clasificar por delante de su joven compañero de equipo Nico Rosberg y mientras este último ha marcado 93 puntos, el siete veces campeón apenas suma 38.

Sin embargo, Michael no se ve fuera de sí, da la sensación de tener la situación bajo control y de ver esto como el proyecto a tres años en el que los resultados se darán con el paso de las carreras. Él no tiene nada que probar, pero su instinto competitivo ya lo ha puesto de nuevo en el centro de la polémica.

Hace tres semanas, en el Gran Premio de Hungría, fue sancionado por primera vez desde su regreso, por una maniobra peligrosa contra su ex compañero y cómplice de títulos en Ferrari, el brasileño Rubens Barrichello, quien por poco choca contra el muro de pits, empujado por el alemán mientras peleaban por el puesto 10, el último que da puntos.

El Espectador compartió con el piloto más exitoso de la Fórmula Uno en el regreso a su pista favorita, pero esta vez no como el niño prodigio, sino como la leyenda que quiere cobrar de nuevo vigencia a sus 41 años.

Se conoció que usted se disculpó con Rubens Barrichello a través de un mensaje de texto esta semana, por lo ocurrido en el duelo entre los dos en el Gran Premio de Hungría. No es algo que usted haya hecho en el pasado en otros incidentes. ¿Por qué lo hizo esta vez?

Solamente porque quise dejarle claro que nunca pensé en ponerlo en peligro o hacerlo chocar contra el muro. Sé que tengo fama de correr fuerte y muy al límite, pero no de poner en juego la seguridad de nadie. Claramente esa no fue mi intención con Rubens y quería dejárselo claro, si es que hubo de su parte el sentimiento de que así eran las cosas. También quería felicitarlo por los 300 Grandes Premios que cumple este fin de semana, pues son un logro muy importante. Además, tenemos una larga historia los dos, buena o mala, pero es así y seguiremos compitiendo por muchas más carreras juntos, así que no tiene sentido crear tensión entre los dos.

Durante su primer período en la Fórmula Uno usted tuvo varios incidentes por manejo agresivo y algunos de ellos que fueron castigados. ¿Cree que la sanción de esta ocasión impone nuevos límites a su agresividad de antaño?

Ciertamente sí, ese es el caso. Las circunstancias y la interpretación de las reglas cambian con el tiempo y mi incidente con Rubens es un ejemplo y lo acepto como tal. Si lo que hice lo podemos llamar ‘cruzar la línea’, está bien y acepto la penalización que me han impuesto. Aprendí mi lección y seguiré compitiendo fuerte, pero sabiendo cuál es el límite de lo que es aceptable ahora.

¿A esta altura de la temporada diría que ha cumplido o no los objetivos en su regreso a la Fórmula Uno con el Mercedes GP?

Nosotros nos pusimos varios objetivos para este año. Uno en particular fue el que me coloqué antes de siquiera haber conducido el auto para el equipo por primera vez y sabiendo lo que habían logrado el año pasado como el Brawn GP. La meta clara era ir por el título, pero en ocasiones, como nos ocurrió en Ferrari después de 2004, se tiene un auto que no es lo suficientemente rápido. Es algo normal y aquí estamos, ya en la segunda mitad de la temporada, con un auto que no está en posibilidad de ponernos a disputar el título. Sin embargo, tratamos de extraerle el máximo en cada carrera, de aprender lo más que podamos con él y de desarrollar algunas piezas que nos pueden ayudar el próximo año. Nuestra mira ahora está puesta en 2011.

Viendo donde el equipo está ahora, ¿cree que tres años de contrato que tiene con Mercedes GP serán suficientes para que lleguen a ser campeones juntos?

Lo importante ahora es que me siento cómodo con la dirección que lleva el equipo, pensando en volver a ser competitivos el próximo año. Estamos trabajando en asegurarnos de ser rivales por el título en 2011. El auto de este año es prácticamente un sobreviviente de lo que fue el Brawn GP que ganó el título el año pasado. No es un carro diseñado pensando en las necesidades mías ni de Nico, pues fue concebido antes de que yo llegara al equipo. Por eso no funciona en armonía ni con los pilotos ni con las llantas actuales que son diferentes a las del año pasado. Por supuesto, el objetivo es asegurarnos de que eso no ocurra el próximo año.

Su compatriota Sebastian Vettel es uno de los cinco candidatos al título del mundo. ¿Cómo ve las opciones para él de convertirse este año en el segundo campeón alemán de la historia?

Es una respuesta fácil, porque parece tener un auto muy rápido y fuerte. Él ha tenido, sin embargo, algunos momentos desafortunados este año y ojalá su mala suerte haya terminado. Ahora él debe demostrar qué tan consistentemente puede mejorar sus resultados y su acumulado en puntos, pero sin duda él está en una posición muy buena para pelear por el título, aunque la lucha está muy cerrada. No solamente dependerá de él, sino del desarrollo que Red Bull haga de su auto y un poco de la suerte, pero en últimas creo que está todo en sus manos.