Richard Páez es muy buen técnico: Luis Delgado

El santandereano, figura en el clásico bogotano, espera ganarse la titular del equipo embajador. Se refirió a la pobre campaña de los azules.

A pesar de la pobre campaña de Millonarios, a sus jugadores sólo les queda conformarse con alegrías individuales. Es el caso del portero Luis Delgado, figura en el clásico ante Santa Fe, quien a punta de atajadas le sigue demostrando al técnico Richard Páez que tiene las condiciones para ser titular, pues sólo por problemas personales de su compañero Juan Obelar pudo actuar en el estadio El Campín.

A sus 29 años, este santandereano pasa por su mejor momento deportivo. Después de jugar en la segunda división hasta 2005, dio el gran salto a primera para debutar con el Bucaramanga, y después para ser figura con el Real Cartagena. Hecho que sirvió de catapulta para ser fichado por Millonarios, equipo al que le pidió la casaca número 89, en representación de sus dos hijos, pues Gian Franco y Matías nacieron el 8 de junio y el 9 de febrero.

El 26 de octubre cumplirá 30 calendarios y el único regalo que espera es que para cuando llegue esa fecha ya esté vestido de titular, porque con sus actuaciones ha demostrado que lo merece.

¿Qué le deja su actuación ante Santa Fe?

Quedo tranquilo, porque se recompensa el trabajo que realizo en la semana. A eso se le atribuye que se haya dado un buen resultado en lo personal el sábado, atajando pelotas importantes.

Pudieron haber ganado el partido...

Claro. Queda cierto sabor amargo por no haber conseguido los tres puntos, que era lo que necesitábamos. Tuvimos la posibilidad en un penalti cobrado por Yiovanny Arrechea, pero en esta ocasión no se pudo y toca conformarnos.

¿Está demostrando que tiene para ser el cerrojo titular de los embajadores?

Siempre trabajo y me entrego en cada práctica para eso. Pero el único que puede decidir si soy titular es el técnico. Yo soy un simple jugador. Eso sí, cada vez que se dé, toca matarse para hacerlo lo mejor posible. Así lo he hecho en cada partido que fui titular.

Usted demuestra más que Obelar en los pocos minutos que ha actuado...

Los dos tenemos condiciones para atajar. En el caso de los guardametas, sólo uno puede estar, y por más que uno trabaje, hay momentos en los que toca esperar en el banco. El sábado se me dio la oportunidad y lo hice bien.

¿Cómo es su relación con el portero paraguayo?

Somos muy buenos amigos. Nos apoyamos después de cada partido y nos alegramos con cada alegría del otro. Tenemos una competencia muy sana.

¿Cómo ve el presente azul?

Hay que seguir trabajando. Rescato el partido del sábado, porque hubo actitud. Buscamos posibilidades, tuvimos opciones para ganar, pero no se dio. Con esa misma mentalidad ganadora seguramente vamos a conseguir los resultados, lo único que falta.

¿Apoya la continuidad de Páez?

La gente y los medios pueden especular. Él es muy bueno, es muy preparado. Ha puesto todo lo que está a su alcance y nosotros somos los que tenemos que demostrar dentro de la cancha.

Pero los resultados no se ven, pese a que el fútbol está...

Son situaciones que pasan en el fútbol. Nos anotan por desconcentración, no podemos llegar al gol, pese a crear muchas opciones. Sólo debemos tener tranquilidad y sapiencia. No hay de más.

¿Lo ha afectado la crisis económica?

Sí. Pero eso no es excusa para no trabajar. Afecta en el sentido en que hay que sostener una familia. Pero hay que salir a ganar, porque con los resultados uno tiene cómo pedir que le cancelen. Igual toca ir a entrenar cuando a uno no le pagan, así de sencillo.