Al menos un muerto y 18 heridos en un ataque con bomba en noroeste paquistaní

<p>Al menos una persona murió hoy y otras 18 resultaron heridas en un ataque con bomba contra un convoy de vehículos en la localidad de Sada de la región de Kurram, en el conflictivo cinturón tribal paquistaní (noroeste) fronterizo con Afganistán.</p>

El ataque fue ejecutado por insurgentes armados y tenía como objetivo una comitiva de 20 vehículos que realizaba el trayecto entre las ciudades de Peshawar y Parachinar, según testigos citados por "Geo TV".

De acuerdo con los testigos, los insurgentes lanzaron una bomba contra los turismos y a continuación abrieron fuego contra sus ocupantes.

Los heridos fueron trasladados al hospital de Parachinar, una ciudad del cinturón tribal que ha sido escenario frecuente de disturbios en los últimos meses.

Por otra parte, también en el noroeste del país tres oficiales de la Comisión de Energía Atómica de Pakistán (PAEC) fueron liberados hoy tras haber estado seis semanas secuestrados, según fuentes policiales citadas por la cadena privada "Dawn".

Los oficiales de la PAEC habían sido secuestrados por insurgentes en la zona de Lakki Marwat, perteneciente a la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP).

El conflictivo cinturón tribal paquistaní y algunas áreas de la NWFP son escenario de constantes enfrentamientos entre la insurgencia talibán y la fuerzas de seguridad del Estado, así como entre distintos clanes tribales rivales.

El primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, prometió el pasado miércoles impulsar una nueva estrategia política para combatir el extremismo en el cinturón tribal, que pasa por incidir en el desarrollo económico de la zona.

Estados Unidos, un tradicional aliado del país asiático, anunció recientemente que contribuirá a ese propósito con un plan quinquenal de ayuda de 750 millones de dólares.

Guilani aseguró que Pakistán continuará combatiendo con firmeza el terrorismo, pero matizó que su Gobierno está dispuesto a entablar conversaciones con aquellos que opten por deponer las armas, una intención que suscita inquietud en EEUU.

Temas relacionados