Alertan por posible fracaso de negociaciones comerciales en Doha

Las negociaciones que mantienen por noveno día una treintena de países de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para salvar la Ronda de Doha sobre la apertura de los mercados podrían romperse este martes, ante las discrepancias en los principales puntos de discusión, relacionados con la agricultura.

Según fuentes cercanas a la negociación, "es probable que esta tarde haya una ruptura" ante la falta de acercamiento entre los países que mantienen posiciones más duras: India, China y Estados Unidos.

En estos momentos, los siete más importantes (Australia, Brasil, China, Estados Unidos, India, Japón y la Unión Europea) están reunidos para ver si surgen nuevas propuestas y se aproximan las posturas.

El asunto más polémico es, según las fuentes, la "salvaguarda" o protección que India y China quieren de sus cultivos, frente a las importaciones de productos como algodón, azúcar o arroz.

EEUU mantiene una posición dura, reacia a ceder a las reivindicaciones de India, China y otros países, que forman el llamado G-33, respecto a esas salvaguardas.

Aparte, no se ha avanzado en la parte de la negociación sobre algodón, pues una de las dificultades es la oposición de EEUU a bajar los subsidios a sus productores.

Los resultados de la consulta entre los siete países se transmitirán al resto de los treinta países que por segunda semana permanecen reunidos en Ginebra con el objetivo de salvar siete años de trabajo y rescatar la llamada Ronda de Doha.

Dicha Ronda comenzó en 2001 en la capital qatarí con el objetivo de profundizar en la liberalización del comercio mundial, en beneficio de los países en desarrollo.

La Unión Europea y Brasil mantienen una postura más conciliadora y en ese sentido, el canciller brasileño, Celso Amorim, ha pedido a todos (especialmente a los más duros) que dejen de culparse y "tomen las riendas" para propiciar un acuerdo.

India y China forman parte del llamado G-33 o grupo de 33 países que defienden un mecanismo de salvaguarda por el cual se elevarían los aranceles de forma inmediata en caso de que hubiera una entrada masiva de productos agrícolas o por una bajada drástica de los precios externos que pusieran en peligro a los agricultores locales.

Por su parte, la subsecretaria de Economía de México, Beatriz Leycegui, ha manifestado a la prensa que es necesario seguir trabajando porque a estas alturas de la negociación, los países no pueden alejarse de un acuerdo.