Colombia marchó contra el secuestro

Luego de que millones de personas se movilizaran por cada rincón del país para exigir la liberación de las personas secuestradas, varios conciertos tuvieron lugar en el territorio nacional. Ahora el Congreso arranca sesiones tras el discurso del presidente Álvaro Uribe.

Por lo menos un millón de colombianos con camisetas blancas y banderas tricolor amarillo, azul y rojo, la de Colombia, salieron a marchar por las principales ciudades del país bajo la consigna "Libérenlos ya”, en reclamo a la libertad de secuestrados en poder de grupos irregulares.

Los principales canales de televisión mostraron movilizaciones similares de colombianos residentes en El Salvador, Honduras, Bolivia, Brasil, España, Francia, Estados Unidos, Australia y China. Unas 900.000 personas vestidas con camisetas blancas salieron a las calles para exigir la libertad de todos los secuestrados en manos de los grupos guerrilleros, según informó el comandante de Policía, general Rodolfo Palomino.

Palomino aseguró que 17.502 policías e integrantes del programa se seguridad ciudadana prestaron servicio de vigilancia en las siete marchas programas en diferentes sectores de la capital colombiana. En ciudades como colombianas como Cali, Manizales y Barraquilla se hicieron presentes más de 200.000 personas en las principales plazas, según las autoridades.

La iniciativa de la marcha surgió el 2 de julio por parte del sargento de la policía, Julio César Buitrago, horas después de ser uno de las 15 personas rescatadas en un operativo militar en una zona selvática del sur del país y tras pasar todos más de cinco años retenidos en manos de las Farc.

A la iniciativa de Buitrago, quien aseguró que los que estaban cautivos en la selva escucharon manifestaciones similares realizadas en febrero y marzo, se unió de inmediato la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, otra de las rescatadas, grupos de activistas y medios de comunicación, con radio, televisión y diarios recordando la fecha e invitando a los colombianos a marchar con camisetas blancas y bajo la consigna "Libérenlos Ya”.

"Lo importante no es solo la cantidad de gente, sino el sentimiento que tiene este país de cerrarle todo espacio y todo escenario a los violentos", dijo el vicepresidente Francisco Santos antes de sumarse a los caminantes en la capital.

Santos, quien estuvo secuestrado por varios meses en manos de narcotraficantes en 1990, agregó que a los grupos ilegales hay que "exigirles que liberen a todas las personas y (decirles) que su lucha ya terminó. La única opción es sentarse a una negociación seria en la que depongan las armas” .

El funcionario encabezó una de las marchas con una camiseta que exhibía las fotos de Gerardo Angulo y Carmenza Castañeda, una pareja de ancianos secuestrada en abril de 2000 cuando ambos estaban próximos a cumplir 70 años. Un grupo de caminantes en Bogotá vestidos de riguroso blanco se presentaron encadenados individualmente en protesta contra el secuestro de uno de sus parientes por las Farc.

"Maldita guerra, heredada de infames, que les quitaron la tranquilidad a generaciones venideras, envejeciendo vidas entre la selva y la miseria", decía un cartel que portaban los padres y familiares de Alexander Bayona, de quien nunca ha recibido prueba de supervivencia.

Clara Rojas, ex directora de campaña de Ingrid Betancourt, secuestrada en 2002 y liberada este año, hizo un llamado al nuevo comandante de las Farc, Alfonso Cano, para que en nombre de la "reconciliación” libere a todos los secuestrados en poder de su organización.

Según el Gobierno colombiano, en poder de las Farc se encuentran más de 700 personas en diferentes áreas del país, incluidos 25 militares, policías y políticos cautivos algunos desde hace cerca de 11 años en la selva.